6 máquinas de café o cafeteras sin cápsulas.

Máquinas de café o cafetera sin cápsulas

Sí amigo hay vida después de las máquinas de café en cápsulas y precisamente de estas máquinas de café y cafeteras vamos a hablar en este pots.

Hace una década que circulan entre nosotros las máquinas de café con cápsulas, si sientes curiosidad por  saber que opinamos sobre las cápsulas de café podéis leer los dos post que sobre el tema hemos escrito: “Cápsulas de café verdades y mentiras” y “Mis cinco razones para no comprar una cafetera de cápsulas"
 
No voy a extenderme pero no nos gustas las cápsulas, y menos nos gustan los residuos que generan.
 
Preferimos tomar un café cultivado en altura, a ser posible a la sombra, recogido a mano, seleccionado los granos de calidad, tostado en su punto justo, molido en el grado que cada tipo de cafetera o máquina de café a utilizar, poniendo toda nuestra atención en hacer una correcta extracción.
 
Llámame loco o raro pero prefiero este tipo de café a una cápsula que genera residuos, multiplica el  precio de cualquier otro café varias veces, y me priva de disfrutar de todo el proceso necesario para conseguir un gran café.
 

Decíamos que existe vida después de las máquinas de café en cápsula, aquí tenemos seis tipos de cafeteras o máquinas de café que te permitirán obtener unos muy buenos cafés.

 

1º Cafeteras de filtro o goteo:

Su punto en común es que tiene un filtro donde se vierte café molido.
 
Emplean un café molido de grano medio, más o menos del grosor que se vende ya empaquetado normalmente para las tiendas.
 
Lo aconsejable es moler justo antes  de hacer el café, para esta y para cualquier otro cafetera.
 
Se vierte agua caliente sobre café molido, y la gravedad hará el trabajo, sacando el agua ya infusionada.
 

Existen dos grandes tipos de cafeteras de filtro o goteo:

 

Las cafeteras de filtro o goteo eléctricas:

En las que tu función, se limita a rellenar el filtro de café y el deposito del agua de la maquina, y dejar que la máquina haga su trabajo.
 
Rápido y fácil, el principal error es dejar el café recalentarse en la máquina ya que se suele colocar sobre una plancha caliente, que hace que el café con el tiempo se pase de punto y se queme.
 
Una solución es comprarse un termo, calentarlo con agua caliente, y después de eliminar el agua, verter el café en en termo para que no se enfríe.
 
Así evitarás recalentarlo y tendrás un café caliente durante más tiempo sin quemarlo.
 
Cafetera de filtro o goteo eléctrica.
 

Las cafeteras de goteo sin hilos:

Cono, Chemex, etc, pertenecen a este grupo de cafés filtrados solo con agua caliente y ayuda de la fuerza de la gravedad.
 
 
 
 
Aquí tu función es llevar el agua a la temperatura adecuada, medir las cantidades de agua y café antes del infusionado, moler el grano a su punto ideal, y preinfusionar el café, hacer la infusión y servirlos.
 
Este tipo de cafeteras dan lugar a un café suave y muy ligero, exquisito en la obtención sin hilos, que algunos podéis considerar aguado para los que os guste mucho los expresos muy cargados, pero aromático ofreciendo todo el aroma y sabor del café.
 
Permite tomar grandes dosis, ya que tiene poca concentración de cafeína, sobre todo la extracción se ha hecho con café arábica. Estamos ante el típico café americano.

 
 

2º maquinas de café Expreso

Son las responsables de que te tomes esos magníficos cafés expresos que pides en las cafetería.
 
Hacen pasar el agua a una presión de nueve bares, sobre aproximadamente 7 gr de café durante 20 o 25 segundos parara obtener una taza de café expreso.
 
Tienen una lanceta para vaporizar leche lo que da lugar a mezclas de cafés con leche de lo más interesante, e incluso a Latte art, en las que se logran figuras jugando con el café y la leche vaporizada.
 
               Cantidad de café                        7  - 7,5  g
               Temperatura del agua                88 - 92 ºC
               Presión del agua                          9    bares
               Tiempo de preparación               20 - 25 segundos
 
En una cafetera expreso el agua sale a gran presión y con una velocidad sobre el café, debido a esta rapidez el grano debe de haber sido molido muy fino, en caso contrario el agua pasaría a enorme velocidad por el café y no conseguirás el sabor característico del café expreso.

 

  • Introduces el café en el portacafé,
  • presionas el café,
  • dejas pasar el agua a una presión de nueve bares
  • entre 20 y 25 bares
  • Ya tienes tu café expreso, un café fuerte y cremoso.

 

 

 

 

3º Cafetera italiana

Cafetera compuesta solo por tres piezas:
  • Un depósito del agua donde lleva el agua con una válvula que permite que no suba la presión demasiado ya que podría ser peligroso.
  • Un filtro con forma de embudo donde se colocará el café, y son una rejilla que impide que el café de molido fino que utiliza esta cafetera acabe en el depósito.
  • Y por último la depósito superior de la cafetera Moka, con forma de jarra con una columna  central hueca que  deja pasar el agua desde el depósito a través del filtro porta café hasta ese depósito superior donde se deposita el café listo para servir. 
Para hacer café solo tienes que rellenar el deposito de agua, nunca más allá de la válvula.
 
Pones café molido fino sin presionar en el filtro, y cierras la cafetera, la pones al fuego y en unos minutos tendrás un fantástico café.
 
El agua absorbe inmediatamente las sustancias esenciales del café a su paso y deja la mezcla en la parte superior. 
 
Debemos evitar prensar demasiado el café del filtro ya que podríamos impedir el paso del agua por el café
 
Otro aspecto que hay que cuidar es la temperatura, es aconsejable no poner excesivo fuego, si utilizamos llama nunca debe de sobresalir del perímetro de la cafetera, y debemos igualmente retirar la cafetera del fuego en cuanto termina de salir el café por la parte superior para no requemar la mezcla.
 
 

;

 

 

4º La cafetera de embolo o Francesa.

Consiste en un recipiente de cristal de forma cilíndrica que se tapa con un pistón cubierto con un filtro permeable, de modo que al presionar el pistón el líquido pueda pasar a través de él, pero no los sólidos. 
 
El molido para este tipo  de cafetera debe ser grueso.
 
Mueles es café en un grado grueso, en la cantidad apropiada para el agua que vayas a utilizar. 
 
Las proporciones son de 5,5 a 10 gramos por 100 ml, en función de como te guste el café.
 
En la jarra caliente pero sin agua echas el café molido a un grano grueso.
 
Viertes agua que tiene caliente entre los 92 y los 95 grados, ayudas a que el café y agua se mezclen bien, durante unos minutos, para dos tazas unos cuatro minutos desde el momento que el café y el agua entraron en contacto.
 
Después presionas lentamente el embolo que separa al café del agua, hasta que los posos quedan todos aprisionados en el fondo.
 
Sirves el café antes de que enfrie demasiado.
 
Obtienes un café poco concentrado pero con mucho aroma y sabor, ideal para tomar café en tazas grandes.

 

5º Cafetera Alemana o Sifón Xaponés

 
Todo espectacularidad, la obtención e café en ella recuerda a un experimento en clase de química.
 
Está formada por dos recipientes esféricos de cristal, los llamados matraces.
 
Uno de ellos tiene una apertura superior y el otro un tubo que le sobresale en su parte inferior y que contiene un filtro. 
 
El matraz con la apertura se coloca en la parte inferior , normalmente es de forma esférica y se rellena con agua.
 
Sobre él se ensambla herméticamente el matraz superior, pero relleno de café y separado del tubo por un filtro. 
 
El matraz superior, de forma cilíndrica,  se coloca de forma que el tubo llegue hasta el fondo del matraz inferior, cuya agua se calienta con un mechero de alcohol y se lleva a ebullición.
 
Cuando el agua hierve, sube por el tubo a través del filtro hasta alcanzar el matraz superior y mezclarse con el café depositado.
 
Cuando el matraz inferior se vacía del todo, el efecto del vacío en él hará que absorba de nuevo el agua a través del tubo, pero sin los posos de café.
 
Y así obtendremos el café que queremos.
 
Casi lleva más tiempo explicar el proceso que hacer café en ella.
 
El molido medio o incluso fino, sin llegar al punto de un café expreso, el tiempo que el café y el agua se mezclan es limitado, y conviene que haya poca superficie de contacto para que se mezclen mejor.
 

 

6º La cafetera aeropress

Quizá sea lo menos parecido a una máquina de café que puedas imaginar, son dos cilindros en forma de jeringuilla muy gorda.
 
Se obtendría un café que sería una combinación de la inmersión, el café está en contacto directo con el agua como en la prensa francesa, con la caída por gravedad tan propia de los cafés obtenidos por filtro.
 
Con casi cualquier temperatura de agua, y grado de molienda puedes hacer perfiles diferentes de café.
 
No pesa, ocupa poco espacio, se limpia fácilmente y puedes llevártela  a cualquier sitio en la maleta.
 
  • Para hacer un café colocas el filtro en la parte inferior de la parte más ancha
  • lo mojas para eliminar impurezas, 
  • echas el café recién molido a tu gusto,
  • Añades el agua caliente
  • remueves
  • dejas reposar un poco
  • colocas la parte superior y presionas lentamente.

Y obtienes un gran café con el que disfrutar, lleva más tiempo que meter una capsula en una máquina de café, pero puedes disfrutar haciendo café, y ahorras un dinero que siempre es importante.

 

 
No son la únicas, existen otras, pero son las seis que a mi me parecen más representativas, y con las que se puede obtener mejores cafés.
 
Si quieres compatir con nosotros otra máquina, cafetera, o simplemente otra forma de hacer café no te cortes, escribe tu comentario.
 
Saludos, una gran café y una mejor semana.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
▲ Top