Café Vienés: cómo se prepara y un poco de historia.

Café Vienés

El café Vienés es un combinado delicioso de leche, azúcar y nata montada, o semimontada si queremos ser más correctos en la elaboración de este café.

 
Es una de las recetas para preparar un café más antiguas.
 
Con el otoño en pleno esplendor y el invierno asomando quizá sea el momento de hablar de uno de los cafés más clásicos que puedes tomar: el Café Vienés.
 
Un café que no debe de faltar en una carta de cafetería, ni el recetario de una cocina que se precie de cuidar el café de los invitados.
 
Franz George Kolschitzky
 

Un poco de historia sobre el café Vienés que seguro te entretiene.

Las tropas turcas asediaron Viena en el verano de 1683 antes de producirse la batalla que finalmente perderían.
 
Sea real o no la tradición dice que la primera cafetería europea nace en una Viena que ve como las tropas turcas abandonan la ciudad en ese mismo momento. 
 
Para otros no es la primera cafetería europea pero esta es otra cuestión.
 
Lo sea o no sea, lo que sí parece cierto es que la presencia del café en Viena es antigua y tiene que ver con la guerra con los turcos.
 
Vamos al grano, nunca mejor dicho, con los orígenes remotos del Café Vienés
 
La historia comienza en una Viena en guerra y asediada por el ejercito turco cómo hemos dicho.
 
En la liberación de la ciudad  tendrá un papel especial Franz George Kolschitzky (Jerzy Franciszek Kulczycki en polaco, 1640-1694), un noble polaco descendiente de una familia de la actual Ucrania. 
 
Kolschitzk era traductor e intérprete, diplomático, mercader y también soldado, que dominaba varias lenguas y conocía el café y sus propiedades.
 
Resulta que el bueno de Kolschinzk es capaz de atravesar el sitio de Viena parece que entonando canciones militares turcas.
 
Y se las arregla para encontrar y convencer a los dirigentes de otros reinos cristianos de la zona de la amenaza que suponen los turcos para ellos también.
 
La ayuda que consigue resulta decisiva para que los Vieneses venzan.
 
¿Y que tiene que ver esto con el café vienés?
 
El ejercito turco abandona la ciudad por que ha sido derrotado, y las prisas debieron de ser muchas, ya que dejaron abandonadas las provisiones de café que tenían.
 
Se trataba de una buena cantidad del apreciado café turco que debían de tomar para aliviar el tedio de sitiar Viena.
 
El bueno de Kolschinzk debió pensar, esta es la mía, respaldado por su popularidad se hizo con esos sacos de café turco e instaló lo que de seguro fue la primera cafetería de la ciudad Austríaca.
 
Bonita historia que tiene el defecto de que probablemente no sea cierta, pero cómo dicen los vecinos del Sur de los austríacos, se non è vero, è ben trovato, así que quedémonos con esta bonita historia del santo patrón del café en Viena hasta que estatua tiene nuestro héroe cafetero en la capital de Austria. 
 
El café gustó al vienés ya que le vieron la gracia a eso de beber café.
 
Con el paso del tiempo llegaron a darnos su versión de como tomarlo, en lo que quizá sea el mayor aporte de Viena al mundo del café: El café Vienés.
 
 
 

cafe vienes adornado

 

Ahora que hemos hecho un poco de historia vamos directamente a la 

 

La Receta del Café Vienés

Para realizar este café necesitaremos un espresso con cuerpo, de intensidad media y con un paladar dulce. 
Lo estaba describiendo y estaba pensando en cualquiera de los dos arábicas para hostelería o para tienda de Cafés Sabora.
 

Ingredientes del Café Vienés:

  • Un café expreso
  • Nata montada
  • Cacao en polvo o chocolate rayado.
Prepararemos un café expreso doble, añade azúcar y remuévelo hasta que el azúcar quede disuelto
 
Monta nata fresca con un toque de azúcar. La nata debe añadirse semimontada.
 
Echa el café en una taza de cristal.
 
Con la ayuda de una cuchara desliza la nata semimontada por encima del café son suavidad, para que no se mezclen nata y café antes de ser consumido.
 
Espolvorea chocolate o cacao en polvo, o si te apetece con virutas de chocolate. 
 
Si te decides por esta última opción, las virutas de chocolate, cuidado con echar muchas, pesan y se hundirían en la nata.
 
Puedes completar tu café Vienés con Vainilla o canela sobre la nata montada al gusto de la persona que lo va a tomar.
 
Yo personalmente prefiero la vainilla, pero para gusto colores, ¿no? 
 
Cómo decimos siempre prueba lo que te va mejor y lo que te gusta más.
 
Al tratarse de una bebida con varios colores muy diferenciados, el contraste que se puede apreciar a través de un vaso o copa transparente resultará muy tentador y agradable para tu cliente o invitado.
 
Así que no dejes que se pierda ese efecto usa un vaso o taza transparente para servirlo.
 

 
Cómo vengo advirtiendo desde hace unos años existe una tendencia a mundial a echar alcohol al café, y en el Café Vienés no es un excepción.
 
Algún avispado Vienés pensó en hacer eso mismo con su bebida preferida y dio lugar a  dos versiones del café Vienés con alcohol. 
 

El Fiaker

Un Café Vienés con kirsch, decorado con una cereza marrasquino.
 

Maria Theresa

Un Café Vienés con Cointreau, decorado con cáscara de naranja confitada.
 
Cafés que harán las delicias de un publico adulto que no sea abstemio.
 
El café Vienés es una opción dulce e interesante de tomarse un café.
 
Puede poner un contrapunto dulce a cualquier momento del día.
 
Así que buen café, vienés o no, y mejor semana.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
▲ Superior