Añadir nuevo comentario

Café frío: Cold Brew versus Café con hielo

Café frío

Café Frío

Sí amigos no sé que me pasa pero siempre que la temperatura sube de los treinta grados centígrados comienzo a pensar en hacer café frío.
 
Muchos me diréis que os gusta de tomar el café bien caliente por aquello de que el cuerpo reacciona refrigerándose y bajando la temperatura corporal.
Pero si hay una frase cierta en el mundo del café nos es otra que para gustos cafés.
Y a mi con el calor me gusta el café bien frío.

Hoy hablaremos de los dos grandes cafés fríos solos:

Además de unos consejos para hacerlos hablaremos que aporta cada uno de ellos al mundo del café.

Cold brew frente a café con Hielo.

Los dos son cafés fríos pero prácticamente aquí acaban sus similitudes, por que todo lo demás son diferencias.
Como podéis ver en la infografía.
Cold brew versus café con hielo Infografía en español
  • El  cold brew tarda horas en hacerse el otro en apenas un minuto lo tienes hecho. 

  • El ice coffee con una molienda de café muy fina, mientras el cold brew se hace con una molienda de café muy gruesa 

  • El cold brew se consigue en frío y el café con hielo con un café enfriado, como no, con hielo

  • El cold brew aguanta hasta un par de semanas en tu nevera, el café con hielo es mejor que lo consumas nada más prepararlo.

  • Mientras el café con hielo sube la acidez y el amargor del café, el cold brew baja la acidez y prácticamente no aporta amargor al café. 

  • El sabor del café con hielo bien conseguido es aromático y equilibrado frente al café  dulce y suave que puedes esperar del cold brew.

Con todo con ambos puedes disfrutar de un gran café frío cuando el termómetro se pone bravo.

Receta del café con Hielo

En principio cualquier café podría ser la base de nuestro café con hielo aunque lo tradicional es que se haga con un buen café expreso.
 
Los ingredientes para 1 persona si utilizamos el expreso puede ser:
  • 1 expreso (45 ml)
  • 4 cubitos de hielo
  • 1 cucharada de azúcar (optativa).

Como se consigue el café con hielo

Es bastante sencillo.
1º Se hace un café espresso bien concentrado en la cafetera expreso.
No dudes en añadir incluso hasta el doble de gramos para lograr una mayor concentración y que al mezclarlo con el hielo no pierda su sabor y potencia en boca.
 
Se puede utilizar la cafetera italiana o de filtro añadiremos más carga de café de la que utilizamos para un café normal. 
El concentrar más el café que utilizamos tiene como objetivo que cuando los hielos se disuelvan, evitemos que el café quede aguado y pierda intensidad.
Si estás en una cafetería te servirán un café expreso, el azúcar, y un vaso con hielos. La idea es verter el café en el vaso con hielo.
 
Si hacemos el café en casa.
 
Una vez tenemos nuestro café lo vertemos en una taza normal de café, y si sois amantes de echarle azúcar al café es el momento de hacerlo.
 
En caso de que hagas lo que yo y tomes el café sin azúcar, puedes prescindir incluso de la taza para verter directamente de la cafetera en los hielos del vaso de café.
Advertido quedas, si echas el azúcar después de haber echado el café en el hielo, lo más probable es que no se disuelva bien.
Y si me permites la broma será un castigo divino por mezclar azúcar y café.
 

Unas cuestiones a tener en cuenta para hacer un buen café con hielo.

1- El mayor problema de estos cafés es que al deshacerse el hielo el café se agua con el agua que suelta el propio hielo.
Es un café para consumir en el momento por lo tanto no esperes para disfrutar del café.
2- Antes de ponerte a hacer el café piensa en el café que utilizas.
 
El café con hielo acentuar la acidez, que es la característica más perceptible cuando baja la temperatura. 
 
Y al reducir la concentración de la infusión volvemos la bebida más dulce
Si partimos de un café ya de por sí con una elevada acidez, al mezclarlo con hielo la acidez posiblemente se nos dispare y se convierta en una bebida menos agradable.
Por lo tanto utiliza un café con una acidez moderada.
Si decimos esto de la acidez que decir del café amargo, huye de los cafés amargos siempre, pero con mayor razón para preparar un café con hielo. 
Ya que aunque hace el café más dulce puede elevar demasiado este parámetro no deseado en nuestro café.

3- La cantidad de hielo que utilices no es tan determinante para la calidad del café. 

Sí es muy importante que lo elaboremos con agua filtrada, ya que las impurezas del agua pueden afectar al sabor de la bebida.
4- Lo ideal es verter el café caliente de una vez y directamente sobre el hielo, para que se enfríe todo de forma homogénea y se mantenga todo su sabor y propiedades.
Así que decisión y pulso para hacer el café con hielo.
5- Un truco muy extendido es utilizar hielos hechos de café, con la sana intención de que el café no pierda concentración cuando el hielo comience a disolverse.
No se si es del todo efectivo pero es una excelente forma de dar una segunda vida a ese café que te ha sobrado, sin tener que tirarlo.

¿Cómo se hace un cold brew?

El día que descubrí el cold brew o cold brew coffee marcó un antes y un después. No puedo ocultar mi predilección por este café frío y suave.
 
El primer cold brew coffee que se conoce se sitúa en Japón, concretamente en Kioto, por influencia de los mercaderes holandeses que viajaban hasta el lejano oriente. 
 
Se conoce como Kioto style coffee y es una técnica que aún siguen poniendo en práctica en muchos establecimientos de la ciudad (y que incluso en otros lugares han adaptado bajo el nombre de cold drip). 
El método de preparación del Kioto style coffee consiste dejar caer agua fría sobre café molido gota a gota, literalmente. 
Por lo tanto, como podréis imaginar, se trata de un proceso muy lento que para los japoneses es todo un ritual.
 
El cold brew coffee, como lo conocemos hoy en día, empezó a popularizarse hace unos 15 años, primero en EEUU y más tarde en Europa, con un método de preparación más sencillo, aunque no  necesariamente más rápido.
 
 

¿Puedo hacer en casa mi propio cold brew coffee?

Claro que puede hacerlo.

Asegúrate de hacerte con un café a la altura del café que vas a obtener y no desaproveches tus primeros pinitos con un café mediocre. 
 
  • Elige un recipiente de vidrio; bien una jarra o un bote y deposita en él 150 gr de café.

  • Vierte de forma lenta pero constante 1 litro de agua fría, puede ser a temperatura ambiente, sobre 20 grados o más fría si lo prefieres.

Aunque te doy estas cifras puedes utilizar más o menos café en función de lo concentrado que vaya a querer tu cold brew.
  • Mezcla con una cuchara el café y el agua. Intenta lograr que se vea una mezcla homogénea, es importante.
  • Tapa el recipiente (si es un bote, con su tapa; si es una jarra coloca un paño encima) y deja reposar la mezcla durante 18h a 20 horas, dentro o fuera de la nevera.
Cuanto más fría este el agua más tiempo tardará en hacer la maceración del café (realmente es una maceración no una extracción).
 
Puedes hacerlo perfectamente a temperatura ambiente y una vez hayas obtenido el cold brew puedes meter el café en la nevera algunas hora más para que esté bien frío.
 
  • Coloca un filtro en una jarra o bol y vierte en él el café. Para asegurarte de que no queda ningún poso, puedes repetir este proceso un par de veces más.
Y ya tienes tu cold brew coffee listo para servir. Lo puedes servir sólo, con hielo, con leche, etc.
 
 

Cold Brew con cafetera de Prensa Francesa.

Si tienes la cafetera de prensa o francesa es ideal para hacer este tipo de café por que te soluciona el tema del filtrado del café de una manera sencilla.
  • Para hacer un cold brew en Prensa francesa puedes utilizar la misma ratio anterior, aunque en realidad no existe un protocolo extracto en cuanto a cantidades de café y agua y suele regirse más por el gusto del que lo está haciendo que por otra cosa.

  • Es necesario moler en grano muy grueso, más incluso que para la prensa francesa tradicional.

En cualquiera de los casos lo  más complicado dar con los tiempos que necesita el café que estás utilizando.
 
Aquí la prueba error es fundamental, e igual tienes que hacer unos cuantos cold brew para dar con el que te gusta.
El resultado el líneas generales es un café frío con acidez muy baja y con un dulzor natural inigualable.
Mezclado con leche, con agua fría, con tónica, con hielo hace un refrescos excelente.
Y lo mejor es que puedes hacer una cantidad importante y el café en la nevera te aguanta perfectamente hasta dos semanas.
Así que sin más si el calor aprieta, y eres como yo de los que prefiere las bebidas frías para combatirlo no lo dudes son dos opciones que te presentamos son una forma excelente de hacerlo.
 
No olvides dejarnos tu comentario.
 
Saludos.
 
 
 

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Director del Proyecto : Federico Asorey Consultoría e-Commerce
© Copyright 2020