Qué es un café latte y en qué se diferencia de un café con leche.

Haciendo un café latte

Si pides un café latte pensando que te van a poner un café con leche, o al contrario si pides un café con leche pensando que te pondrán un café latte, tenemos una noticia que darte.

El café latte y el café con leche son dos bebidas diferentes.
 
Me dirás no sea quisquilloso, por qué sean palabras en dos idiomas diferentes no quiere decir que no sean la misma bebida.
 
El origen del café latte es italiano, pero es que en origen el latte ya no era el mismo café  que  el café con leche.
 
Por lo que tengo que insistir no son la misma bebida, aun cuando no tengo problema en reconocer, que la base es la misma: café y leche.
 
Igualmente es diferente el caffé latte con el café au lait típico de Francia ya que el primero se prepara con café expreso y leche, y en el segundo, el café procede de una cafetera por goteo y leche.
 
También es difícil explicar la diferencia entre un café latte  y un capuchino.
 
En principio el latte tiene más leche que el capuchino, donde la parte blanca es básicamente cien por cien espuma, no leche.
 
Mientras el latte tiene dos cuartos de leche vaporizada, por un cuarto de espuma.
 
Aun cuando llevan el mismo volumen de leche más o menos, no llevan la misma cantidad de leche, pues la crema de leche al tener burbujas en su interior ocupa más volumen que la leche que no ha sufrido este proceso pero aporta menos leche al café.
 
Así que si te gusta el sabor cremoso y suave del café con leche, debes pedir un café latte en lugar de un capuchino.
 
Sí, cuestión de matices pero todos los cafés nombrados con anterioridad: café latte, con leche, au lait, y capuchino son básicamente una mezcla de leche y café en el que varían las proporciones, o simplemente en el proceso al que ha sido sometida la leche.
Así que con café y leche puedes hacer varios tipos de cafés.
 

¿Dónde está entonces la diferencia entre un café latte y un café con leche?

En la forma en que lo preparamos querido lector. Son dos cafés que tienen diferencias en su preparación.

 

El café Latte.

En este café la leche se crema casi siempre con una máquina expreso que dispone de una lanceta que usa el vapor para calentar la leche.
 
Cuando utilizas esta lanceta, lanza, vaporizador o como quiera que conozcas en tu zona a este elemento tan característico de las cafeteras expreso.
 
A la par que la lanceta se utiliza para aumenta la temperatura de la leche, igualmente hace cambiar la textura de la leche que estas calentando.
Si pides un latte en la cafetería deben darte una taza de café con leche cremada, no espumosa  ya que te estarían dando un capuchino, ni sólo leche caliente como en realidad es lo que es un café con leche.
 
 
Lo cierto es que para no hacemos trampas a nosotros mismos tenemos que reconocer que en el café con leche hecho en cafetera expreso también crema la leche.
 
Aun teniendo en cuenta esta verdad tan incómoda para nuestro argumento inicial, existen razones para sostener esa idea de que son dos cafés diferentes.
 

¿Qué razones? Te estarás preguntando.

El café latte lleva diferentes cantidades de leche y café que el café con leche.
 
El latte lleva menos café  y por supuesto más leche cremosa que el café con leche.
 
En el articulo sobre el café con leche de wikipedia se dice:
 
El café con leche consta básicamente de dos ingredientes: café (como infusión) y leche, con una proporción que varía de acuerdo a las costumbres locales, pero ronda la mezcla por partes iguales. 
Y está es la clave, el café con leche solía ser 50% de café y 50% de leche.
 
El Café Latte varían las proporciones de la bebida ya que añadiremos una cuarta de café, 2/4 de leche vaporizada y la misma proporción de espuma que de café (1/4).
 
Es decir el café sólo es una cuarta parte de total, mientras la leche se corresponde con 3/4 partes del café, aun cuando un 1/4 lo sea de crema o espuma de café.
 
Así que en la cantidad de leche está la diferencia fundamental entre el café latte y el café con leche.
 
Siendo todo esto que os cuento cierto, no lo es menos que las formas de preparar café se influyen  unas a otras, y las formas de hacer las cosas varían con el tiempo.
 
Esto ha hecho que el café con leche haya ido evolucionando a lo largo del tiempo.
 
Así la forma de hacer el café latte a influenciado en el café con leche tradicional, y perfectamente pude haber locales que en España te sirvan un café con leche al estilo italiano, es decir, muy parecido, por no decir igual que el latte.
 
Así que amigo amante del café que la teoría diga una cosa no quiere decir que en la práctica muchas veces no te encuentres con la contraria.
 
Espero haber ayudado a que entendais que es un café latte y en que se diferencia de un café con leche. 
 
Café Latte
 

Vamos a ver cómo se prepara un café latte:

 
Antes aconsejarte que leas un par de post que complementan a este.
 
En Café Expreso: ¿Qué es y cómo se prepara? tienes una indicaciones muy básicas de como llegar a hacer un buen expreso.
 
Y en Cómo hacer un café con leche tenéis las indicaciones para lo que nosotros entendemos que es un buen café con leche.
 

Ahora a por el café latte, necesitaréis: 

  • Café expreso.
  • Leche caliente generalmente conseguida por lanza de vapor.
  • Espuma de leche no muy densa.
Para hacer un café latte individual de tamaño pequeño, necesitarás unos 170 ml de leche.
 
Una buena regla que puedes seguir consiste en usar 170 ml de leche por cada 30 gramos de expreso preparado.
Utiliza siempre leche de gran calidad, mejor si es leche fresca, nada de usar leche uperizada.
 
La leche desnatada es la más fácil de espumar, pero no es tan sabrosa como la leche entera o semidesnatada.
 
La leche con un 2 % de grasa produce una buena cantidad de espuma, además de aportar un toque cremoso a la bebida.
 
La leche entera es la más difícil de espumar, pero es la que garantiza un café latte más sabroso, ya que contiene más grasa.
 

 

Cómo preparar el café Latte

Muele el café justo antes de prepara el café.
 
Coloca el porta café vacío y bien limpio debajo del dosificador y pon el suficiente café para un shot completo.
 
Con el apisonador, compactador, prensador, tamper, manija o como quiera que le llames, presiona sobre el café para que se compacte. 
 
Este paso es fundamental para todas las preparaciones con expreso en él debes de tomar el porta café con su mano izquierda y comenzar a presionar con la mano derecha.
 
Al presionar de un giro total a la manija primero a la izquierda y luego a la derecha para así asegurar que todo el café haya quedado comprimido en un paquete sólido.
 
Limpia el exceso de café en los bordes, evitarás derrames en en el café que estás preparando.
 
El tiempo ideal de preparación de un expreso es de unos 25 segundos de paso del agua por el café.
 
Mientras el café se está infusionando, comienzas a calentar la leche sirviéndose de la lanza de vapor.
 
Siempre debes limpiar y purgar el tubo de vapor antes de introducirlo en la leche, que por otra parte tendrás en la típica jarra metálica de barista.
 
El objetivo final es que obtengas una proporción del doble de leche leche vaporizada que de leche cremada.
 
El café latte debe de tener una proporción de una parte de café, dos partes de leche vaporizada y una parte de leche cremada.
Cuando tiene la leche preparada la viertes en en la taza de latte donde previamente tienes el café expreso servido.
 
Y ya está, puedes disfrutar de un auténtico café latte.
 
Hasta aquí el post, puedes comentar lo que estimes oportuno, animate.
 
Buen café.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
▲ Superior