Cómo hacer un capuccino perfecto

Capuccino con latte art.

Qué es un café capuccino?

Es un café de origen italiano que hoy en día se consume en medio mundo.
 
Se trata de un café expreso mezclado con leche a la que se le ha aplicado vapor para otorgarle una condición más cremosa a la leche que se utiliza para el café.
 
El capuccino o capuchino, si se elige la grafía española, es por tanto un café con leche que se compone aproximadamente de 25 ml de café y  unos 120 ml de leche calentada con la lanza de vapor eso sí diferenciados en dos tipos de leche uno 60 ml vaporizada y otros 60 de espuma o crema de leche.
Quizá sea más claro decir que el capuccino que contiene un expreso, leche tratado con vapor y espuma de leche a partes iguales, es decir, 1/3 de cada uno de estos tres elementos: café, leche vaporizada y crema o espuma de leche. 
En el fondo dos tercios de leche eso sí con diferentes tratamientos y un tercio de café.
 
Un capuccino es una bebida que quiere resaltar el sabor del café a pesar de tener leche.
 
Esta última se vaporiza para que entre aire caliente y el resultado sea una capa de leche más cremosa y otra de espuma de leche. Al tener menos cantidad de leche el café resalta y la bebida tiene poca densidad.
Aunque la capa de espuma de leche es densa, cremosa y sabrosa, siempre caliente y de color blanco brillante, con burbujas minúsculas homogéneas.
Para terminarlo muchos agregan cacao en polvo o canela según el gusto del consumidor.
 
El capuccinose sirve en taza grande de boca ancha de unos 175 cl, o en un vaso de cristal de tamaño similar previamente calentado, para apreciar mejor las capas de café y leche espumada. 
 
Este tipo de café uno de los lienzos preferidos para hacer latte art.

¿Qué vamos a necesitar para hacer un capuchino perfecto?

Veamos los ingredientes y utensilios necesarios:
  • 1 cafetera espresso con lanza de vapor usando agua purificada.

  • 1 molino de café  profesional.

  • Un tamper para comprimir el café en una pastilla.

  • 7-8 gramos de café molido. Si es Sabora mejor smiley.

  • 120 ml de leche entera fresca y fría de la nevera, menos de 4 grados centigrados.

  • 1 jarra de leche de unos 25 cl para hacer la espuma de leche.

  • 1 taza de capuccinode 175 ml

Capuccino infografía

Cómo elaborar el capuccino perfecto

Trata correctamente la leche para el capuccino

  • Llena la tercera parte de una jarra metálica con leche fresca.

  • Acciona la salida de vapor durante 2 segundos, para eliminar cualquier residuo de agua y limpia con un trapo limpio la lanza de vapor.

  • Después sumerges la punta de la lanza de vapor en la leche y accionar la salida de vapor. 

  • A medida que la espuma sube y el volumen de la leche crece, bajar la jarra manteniendo la punta siempre sumergida e inclinándola para conseguir un remolino en la leche. 

  • No agites la jarra mientras consigues la espuma de leche.

  • Continua con el vapor hasta que la leche no llegue a los 65° y su volumen se haya doblado

  • Compacta la espuma golpeando la base de la jarra sobre una superficie con un par de golpes firmes servirá.

  • Preparar un espresso en una taza grande para capuccino.

  • Vierte la leche directamente en la taza, empezando por el centro.

  • Termina accionando de nuevo la lanza para eliminar cualquier residuo de leche que pueda haber quedado del tratamiento de la leche.

  • La clave del capuccino es que las cantidades deben ser proporcionales: 1/3 de espresso, 1/3 de leche vaporizada y 1/3 de crema de leche.

¿Para la espuma del capuccino que tipo de leche uso?

La leche siepre fria de la nevera.

La consistencia de la espuma depende del porcentaje de grasa en la leche. 
La espuma de la leche entera es cremosa, densa y aterciopelada.
La leche semidesnatada da lugar a una crema menos suave.
 
La espuma producida por la leche desnatada se asemeja al merengue y se deshace enseguida, así que en principio no está recomendada.
 
Para un excelente capuccino utiliza leche fresca entera de la nevara.
 
Y con fresca quiero decir que la la leche no haya sido uperizada, este tipo de leche ya ha sido sometida a un proceso de calentamiento que eleva su temperatura muchísimo, 150 grados Centígrados, haciendo que haya sufrido cambios en su estructura y sabor que no la hacen recomendable para utilizar con el café.
 
 

Sólo queda hacer el expreso y montar el capuccino.

Hacemos un café expreso.

Elige un buen café en grano que sea de alta calidad y fresco, si es Sabora mejor.
Importantísimo cuanto más cercana sea la fecha de tueste a la fecha en que lo vas a usar más garantías de éxito para tu expreso.
La frescura del café es de suma importancia.

Molido para el café expreso.

Muele entre 7 y 12 gr de café en un buen molino, un buen café molido para espresso debería tardar en extraerse entre 25-30 segundos.
 
Normalmente cuanta más calidad tenga el café elegido menos cantidad de café vas a necesitar en el portafiltro para obtener un expreso. S
 
Así en un buen café necesitaras siete gramos en uno no tan bueno tendrás que usar hasta doce gramos.
 
Aviso a profesionales de la hostelería, tenía razón vuestra abuela lo barato suele salir caro.
  • Si se muele demasiado grueso entonces el agua pasará por él demasiado rápido, obteniendo entonces un café de baja extracción con sabor ácido, muy poco dulce, salado y sin retrogusto. 
  • Por el contrario si se muele demasiado fino se compactará y el agua casi no puede pasar, dando lugar a un café sobre extraído que es amargo, seco, astringente, vacío. 
Un buen café espresso, molido correctamente, no debe ser ni ácido ni amargo. Tiene con carácter más bien dulce, transparente, limpio, con acidez compleja y con un largo retrogusto.

Comprimir el café en una pastilla

Una vez molido el café, utiliza el tamper para comprimir el café y que quede homogéneo en el cacillo, la presión máxima que debes ejercer es de 196 Newtons.
Su uso permite distribuir homogéneamente el café molido dentro del filtro, eliminando el aire que se encuentra entre el producto. 
De esta manera, conseguimos que el café quede más compacto y, en consecuencia, provocamos que el agua necesite más tiempo para penetrar en la pastilla sólida del café molido y aumente (ligeramente) el tiempo de extracción de nuestro espresso.
 
Presionando el café suavemente aunque de manera firme, conseguimos una taza con más cuerpo y más cremosidad, de lo contrario, el agua lograría atravesar la pastilla de café con mayor facilidad y tendríamos un espresso muy aguado, sin fuerza y, sobre todo, amargo.
 
¿Cómo se consigue esta presión? con mucha práctica amigos, no queda otra.

Obtención del café

Con el agua de de la cafetera saliendo entre 89-93 grados Centígrados y siempre utilizando agua purificada.
 
Las primera gotas del café comenzaran a aparecer entre los primeros 5-8 segundos.
 
Estas gotas de la crema del café aparezcan con un color avellana y una textura como la miel.
 
En unos 20 segundos aparecerá un expreso perfecto en tu taza de capuccino si todo ha ido bien.
 
En total todo el proceso de extracción del café debería de durar unos 25-30 segundos.
Deberías ver una crema color avellana, llamada crema gruesa o espuma gruesa que aparece en la superficie adornando tu café. Al moverla y cortarla con la cuchara, se cierra de nuevo ella misma.
 
Ya tienes la base perfecta para tu café capuccino.
Vierte la leche cremada sobre el café espresso y si tienes habilidades es el momento del Latte art.
Recuerda el capuccino debe ser alrededor de 1/3 espresso, 1/3 vapor de leche 1/3 crema de leche.
Pero entonces:

¿En qué se diferencia un capuccino de otros tipos de café con leche como el latte, o el café con leche español?

El café con leche es probablemente uno de los tipos de café que más tomamos en nuestro país. Sobretodo por las mañanas, a la hora de desayunar.
 
Y el latte es otro de los cafés más consumidos en todo el mundo.
Si los tres son cafés diferentes, pero utilizan los mismo ingredientes, café  expreso y leche.
Por su parte, el latte tiene la misma cantidad de café que un capuccino, es decir un tercio latte es café expreso, pero el sabor no será tan fuerte ya que se mezcla con la leche al contrario que el capuccino. 
De hecho el sabor a café resalta menos que en un capuccino bien preparado.
Otra diferencia será que la espuma será más densa, es decir, se vaporiza menos por lo que al final contiene una mayor cantidad de leche que el capuchino, aun cuando ocupen la misma proporción del café, 2/3 del total.
 
En cuanto al café con leche español la proporción leche café es del 50% y la leche suele estar menos espumada que en caso italiano, siendo la crema una capa más fina en la parte superior del café.

¿Por que se le llama capuccino a este tipo de café?

Existen varias teorías.
 
La más extendida y quizá la verosímil es que se llama como los monjes de la orden religiosa fundada por Ludovico Fossombrone en el siglo XVI por su penacho de espuma, similar a la capucha en punta -más larga que ancha- de estos religiosos.
 
Parece que a los italianos el café le recordaba al atuendo de estos monjes y así bautizaron a esta bebida.
 
El capuchino toma su nombre del color del hábito de los frailes capuchinos (capuccio significa ‘capucha’ en italiano), o tal vez es del aspecto de su tonsura (un círculo de piel blanca rodeado por un aro de cabello marrón).
 
Que es el aspecto que adquieren estos cafés cuando no se hace latte art, en ellos.
 
Y ahora que ya sabes algo más del este cremoso café ¿no te apetece un capuccino?
 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Director del Proyecto : Federico Asorey Consultoría e-Commerce
© Copyright 2020