Café de Especialidad, qué es y qué lo hace tan especial.

Café de especialidad en prensa francesa

¿QUÉ ES UN CAFÉ DE ESPECIALIDAD?

 
El café de especialidad es, más que un movimiento que un producto, casi una filosofía de como tratar al café en los diferentes procesos que lo llevan a una taza. 
 
Una vez que pruebas el Specialty coffee no hay vuelta atrás… Jamás volverás al café comercial. Luego no digas que no te lo advertí.
 
El principal problema es que no existe una definición globalmente aceptada de lo que es un café de especialidad. Y no hay unas entidades reguladoras oficiales, fuera de algunas asociaciones, que lo certifiquen. 
 
Tú cuando copras un café orgánico, ecológico en España, existe todo un entramado de instituciones y personas encargadas de certificar que ese producto se ha producido bajo los estándar de producción ecológica u orgánica.
 
En el caso del café de especialidad no es así, y está es la principal debilidad del café de especialidad que es para uno una cosa y para otros otra.
 
En la página Jocutla nos da la mejor definición, al menos con la que estoy más de acuerdo, del término café de especialidad:
 
El término café de especialidad se refiere a granos de café verde de alta calidad tostados a su máximo potencial de sabor por verdaderos artesanos para después ser preparados adecuadamente bajo estándares determinados.
Añadiría que esos estándares son un molido adecuado a la preparación justo momentos antes de hacer el café, con un tratamiento correcto del café para el método con el que se va a hacer la infusión del café.
 
Infusionistas nos ofrecen una definición algo más técnica del café de especialidad: 
Se refiere al café de excelente calidad que obtiene una calificación de 80 puntos o más en una escala de 100 otorgado por catadores profesionales, y que se distingue por su aroma, sabor, personalidad, carácter distintivo y ausencia de defectos.
Tener una puntuación de más de 80/100 puntos de acuerdo a un sistema internacional para evaluación de calidad. 
 
Esta puntuación la otorga un Q Grader o catador certificado basándose en estándares de la SCA (Specialty Coffee Association)
 
De todas formas para mí el café de especialidad tiene que ser un café cuidado hasta el último detalle en todo el proceso que lo lleva a una taza de café por que de nada sirve un café de especialidad bien tostado si después no se muele adecuadamente para la cafetera que se va a utilizar, por ejemplo.
 
 

Qué es la SCA en el café de especialidad

La SCA, Asociación de Cafés Especiales en Español,  es una asociación que surge en 2017, no hace tanto. 
 
Es producto de la fusión de dos asociaciones: la SCAE (Specialty Coffee Association of Europe) y la SCAA (Specialty Coffee Association of America).  
 
La Specialty Coffee Association es la que regula todo lo referente al café de especialidad.  
La puntuación que maneja la SCA se basa en la ausencia de defectos en los granos de café en verde.  

Primordialmente el café debe cumplir los siguientes estándares para el café de especialidad:

  1. El grano de café no debe tener ningún defecto categoría 1: grano negro, grano agrio o vinagre, cereza seca, hongos, materia extraña y granos con defectos severos.

  2. Se permiten máximo 5 defectos categoría 2: granos de café partidos, inmaduros, arrugados, que floten, con conchas, con pergamino, con cáscara o pulpa, cristalizados, decolorados o veteados, aplastados, o esponjosos.

  3. La muestra para la obtención de estos defectos debe ser de 350 gramos.

Cuando se clasifica el café de especialidad,  el nivel de luz sobre la mesa  debe ser de amplio espectro y de al menos  4000 Kelvin (K) /1200 Lux (lx) /120 velas de pie (fc). 
 
La clasificación del café de especialidad debe hacerse en una mesa de al menos 0.6096 m2 (2ft2), en una esterilla de clasificación negra de al menos el mismo tamaño.
 
Los granos de café deben tener una humedad menor de 0.70aw
 
Tremendo ¿no?
 
Como veis todo muy técnico, pero el café de especialidad, al menos en mi opinión es algo más que eso.
 
Para que el café que llega a tu taza sea un autentico café de especialidad debe cumplir varios criterios de los que vamos a hablar a continuación.

EL ORIGEN Y LA FORMA DE RECOLECCIÓN DEL CAFÉ DE ESPECIALIDAD.

Para que un café sea considerado café de especialidad por un catador requiere mucho trabajo y conocimiento por parte del agricultor que lo cultiva.
El origen del café importa, la variedad del café es relevante, y la zona de cultivo también es importante. 
 

Por qué es importante el tipo de grano de café.

Para hablar del tipo de grano de café, es oportuno hablar de la diferencia entre las dos grandes familias de café: robusta y arábica.
 
Alrededor del 70% de la producción de café es de tipo arábica y el 30% de robusta que son las dos grandes especies de cafetos con uso comercial. 
 
Quedaría un porcentaje residual de producción de Liberica pero esto es otra historia.
 
Estas son las principales diferencias entre estos dos tipos de café que como veis favorece claramente en cuanto a calidad al café arábica.
 
Arabica  y  Robusta Características
 

Ni que decir tiene que cuando hablamos de un café de especialidad suele ser de un arábica 100% o un blend con un porcentaje enorme de arábica.

SEMILLA Y SIEMBRA DEL CAFÉ DE ESPECIALIDAD.

El cuidado inicia desde que se escoge la semilla. 
 
Debe tener su trazabilidad para saber qué sustratos utilizar.
 
Adicionalmente el caficultor debe recrear las condiciones de sol y sombra más adecuadas, es por ello que los cafetales de este tipo de café se plantan bajo la sombra de otras plantas.  
 
Asimismo, la cantidad de cafetos que se pueden plantar en un área dependerá del clima, las condiciones del suelo y la variedad del cafeto.

DESARROLLO DEL CAFETO EN EL CAFÉ DE ESPECIALIDAD

Los caficultores deben vigilar la nutrición de los suelos, la erradicación de malezas y estar muy pendientes de prevenir y detectar enfermedades y hongos en las plantas.  
 
Y todo ello sin usar productos agresivos ni con la planta ni con el medio.

COSECHA Y ALMACENAJE del café de especialidad

Adicionalmente, se cosecha a mano recolectando únicamente las cerezas maduras.  
Los granos de café verde deben de ser seleccionados a mano, y recogidos siempre en el punto exacto de maduración que nos garantice un gran café.
Así se dejarían las cerezas de café en el árbol hasta que estén listas para la recolección.
 
El proceso de recogida sería simple manual nunca automático.
Después debe vigilarse que los porcentajes de humedad sean adecuados y su correcto almacenamiento.  
Es imprescindible para evitar que el café se fermente o pueda contaminarse con moho u olores no deseados.
Otro elemento fundamental para considerar un grano de café como café de especialidad estaría en la separación de todos los granos del café con defectos visibles que quedarían para los cafés industriales.
Como vemos, los cuidados van desde la finca hasta el procesamiento y almacenaje.
 
Si el caficultor logra que su café sea catalogado como café de especialidad esto va a significar un mejor precio para su cosecha.
Cuanto más elevada sea la puntuación, mayor precio puede obtener por su café. 
Por lo general, los caficultores venden los granos a Cooperativas de caficultores que dicho sea de paso, es donde Cafés Sabora nos gusta adquirir la mayor parte del café que tostamos.
 
Dependiendo de la puntuación también hay cosechas que se venden mediante subastas privadas.
 
Sueles ser cafés destinados a llegar al mercado muchas veces como cafés de finca.
El grano para un café de especialidad ha de ser perfecto en todos los parámetros desde la humedad, forma, tamaño, etc.
No entendemos el café de especialidad sin ese trato exquisito en la producción del café.
 
Si acabásemos aquí parecería que todo el peso del café de especialidad recae en el productor, si seguís leyendo veréis que no.
 
Pero antes

Una breve reflexión sobre el café industrial frente al café de especialidad.

Hasta hace pocos años el café se consideraba por muchos un commodity, un producto comercial.
 
Se conoce como commodity a los productos básicos, aquellos productos que se destinan para uso comercial, y que tienen como característica más relevante, que no cuentan con ningún valor agregado, se encuentran sin procesar o no poseen ninguna característica que los diferencie con respecto a los demás productos que encontramos en el mercado, por esto se utilizan como materias primas para elaborar otros bienes.
 
Si el café era visto como un commodity el modelo de negocio establecido claro.  Aún lo está para las grandes marcas de café.
El Café era un producto puramente especulativo. Cuanta más producción y menor precio, más ganancia sin importar para nada la calidad que ni se valora ni se premia al productor por ofrecerla. 
Bajo este concepto la calidad no tenía cabida, a la hora de recolectar el fruto de la planta, se mezclaban tanto las cerezas rojas como las verdes, sin tomar en cuenta que las cerezas poco, o demasiado maduras, aportan un sabor amargo a lo que es el producto final.
 
La recogida es realizada por máquinas en explotaciones al sol, en las que la calidad no se prima en absoluto.
 
Tampoco se valoran elementos como el cultivo a la sombra que favorece la calidad del café al prescindir de herbicidas y pesticidas químicos.
 
Además de no atacar a la fauna y a la flora donde se utiliza este tipo de cultivos del cafeto.
 
El modelo preferido del café industrial es el cultivo al sol y mecanizado ya que reduce costes.
 
Y este era fundamentalmente el tipo de café que llegaba a nuestras tazas. 
Como reacción a todo esta forma de tratar el café surge el movimiento el café de especialidad que es una verdadera filosofía de como se relacionaba con el café para disfrutar de su calidad.

EL CAFÉ DE ESPECIALIDAD A CADA GRANO SU TUESTE Y EL CAFÉ SIEMPRE FRESCO.

Pero no basta con producir un café de calidad, en el camino hasta tu taza debe de ser bien tratado y bien tostado
Tostar café puede parecer fácil, pero nada más lejos de la realidad, poner unos cuantos kilos de café en una máquina lo puede hacer cualquiera, pero tostar bien un café implica una gran responsabilidad ya que el tostador debe de sacar toda los aromas y características de ese café sin pasarse ni quedarse corto.
 
Hacer bien esta labor requiere años de aprendizaje y porqué no decirlo cierta intuición.
Otro elemento fundamental para hablar de un café de especialidad es que el café llegue a tu taza debe de partir de un café recién tostado.
Si pasan muchos días desde su tueste los granos pierden mucho de su aroma y sabor. 
 
El café no es un producto de guarda, más bien todo lo contrario, por lo tanto el café de especialidad debe ser un café fresco. 
 
Barista haciendo un café de filtro en V60

UN BUEN BARISTA REALZA UN CAFÉ DE ESPECIALIDAD.

Un anti-barista, si me permites la invención de la palabra, acaba con cualquier buen café de especialidad.
La responsabilidad del barista es enorme, es el encargado de preparar el café desde el molido a la preparación de la infusión de la forma que debe de ser tratado para que todo el aroma y el sabor llegue a una taza en un local de hostelería.
La relación correcta de café y agua, ratio, el adecuado molido para el método de preparación y las características físicas del café. La temperatura del agua y el tiempo de contacto acorde con el método de preparación.
 
En definitiva una buena preparación del café.
 
Su mezcla con la leche si el cliente lo demanda, son todos los fundamentos que deben ser satisfechos para producir una taza de café de especialidad.
De nada sirve comprar el mejor café de especialidad si después no se le da el trato adecuado.
Toca hacer una enorme cantidad de esfuerzo para poner una taza de café de especialidad en manos del consumidor.
 
Cada uno de estos pasos puede hacer peligrar la clasificación de especialidad, si la calidad no se ha mantenido a través de todos las etapas anteriores, si algo falla no estás dando un café de especialidad a tu cliente.

UN CONSUMIDOR ENTENDIDO Y RECEPTIVO AL CAFÉ DE ESPECIALIDAD.

Para mí el consumidor forma parte del proceso del café de especialidad. 
Es nuestra responsabilidad de los consumidores que amamos el café aprender a apreciar el trabajo de todos los que han participado en la creación de esa bebida que estamos a punto de tomar. 
Sin duda el consumidor debe de disfrutar su café, pero de igual modo que un poco de formación no viene mal para disfrutar de la música o el arte, tampoco viene mal para disfrutar de un gran café.
 
Pongamos entonces en cuarentena prejuicios que nos impiden disfrutar del un buen café, y sí amigo, existen grandes cafés que no son expresos, al igual que existen grandes expresos, déjate llevar y descubrirás este mundo fantástico del café.

UNA ADVERTENCIA Y UNA REFLEXIÓN FINAL SOBRE EL CAFÉ DE ESPECIALIDAD

Si subes al carro del café de especialidad te será complicado volver al café industrial, ya nunca te va a satisfacer peor ganarás en la calidad del café que tomas.
 
Hecha la advertencia en la mayor parte de los casos no es especialmente caro tomar un café de especialidad, simplemente debes de hacer el esfuerzo de salir de la influencia de las grandes marcas que quieren a toda costa vendernos su café industrial.
El café de especialidad te ofrece una filosofía del trato con el café respetuoso con él desde el caficultor, pasando por el maestro tostador, la destreza del barista, y tu esfuerzo por conocer todo el trabajo y el amor al café necesario para que una taza de café llegue a tus manos para ser disfrutada y saboreada.
 
¿Por qué vamos a tomar un mal café si se puede disfrutar un buen café?
 
Espero que os haya gustado el post.
 
Para cualquier cuestión tienes el formulario de comentarios
 
También te puede interesar
 
 
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Director del Proyecto : Federico Asorey Consultoría e-Commerce
© Copyright 2020