Café o Té ¿Cuál es mejor para la salud?

Café vs. Té

Café y té son dos sustancias diferentes que comparten un compuesto esencial. 

Siempre está la eternas duda de que es más saludable si beber té o café.
La batalla entre el té y el café a menudo se reduce al gusto y a los beneficios para la salud que se le suponen a uno y a otro. 
 
Para gustos colores, o tés y cafés, si lo prefieres.
 
La lucha por parte de los partidarios de cada una de las bebidas es encarnizada, en donde el corazón muchas veces puede más que la razón.
 
Donde se sentencia a favor de lo saludable de una u otra más en función en gustos e intereses que basándose en el conocimiento científico. 
 
Muchos consideran al té como una bebida mucho más sana que el café, pero cuando entramos en datos y estudios este efecto queda muy pero que muy matizado.
 
No es que el té sea insano es que el café es igualmente una bebida que aporta múltiples beneficios apara la salud como veremos al lo largo del post.

¿Qué es más sano, el té o el café?

Aunque sean más reconocidos los efectos positivos del té para la salud y se le atribuyan consecuencias negativas al café como alteraciones en el ritmo cardíaco, manchas en los dientes e incluso se creía que su consumo podía causar cáncer, cuando lo cierto es que el café tiene multitud de propiedades saludables.
El café tiene una mala presa bastante inmerecida que hace que sólo se ponga el foco en sus defectos y pocas veces en sus virtudes.
Diferentes estudios han demostrado que el café puede evitar el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer como el de mama, el de próstata, el de piel o el de hígado.
 
Su consumo ayuda a mejorar la memoria a corto plazo y aumenta la eficacia de los analgésicos en el organismo.
 
De echo si miras la composición de cualquier analgésico que tomas para el dolor de cabeza es muy probable que contenga cafeína en su composición.
 
Es una de las salidas que se le da a la cafeína como subproducto de la elaboración de descafeinados.
 
Además, ayuda a prevenir enfermedades como el Alzhéimer o la demencia en personas mayores, etc.
 
Más adelante entraremos en mayor profundidad en este y otros aspectos.

Situemos el tema de café o té.

El café

Procedente de las tierras altas de Etiopía y es cultivado mayoritariamente en países tropicales/subtropicales, en lo que se conoce como el cinturón del café que va del trópico de Cancer al trópico de Capricornio. 
 
Comercialmente destacan dos tipos de Cafetos, arboles donde nace el café, de especies diferentes el Coffea arabica (café arábica) y el Caffea Canephora (café robusta).

El té

Viene de la planta Camelia Sinensis, procedente del sur de China, y de su hermana la Camelia Assamica (Assam, India).
Té y café son plantas diferentes pero tienen el mismo compuesto que los humanos solemos adorar, el estimulante más popular en el mundo. Este estimulante que nos despierta y da energía cuando lo ingerimos sí es el mismo: la cafeína. 

Cafeína y Teína

La cafeína y la teína en realidad son la misma molécula, simplemente se le dio un nombre diferente por que tardó en saberse que eran exactamente la misma molécula. 
La cafeína o teína es una sustancia alcaloide de sabor amargo con efectos estimulantes sobre el sistema nervioso humano.
Ahora bien, el café y el té sí han demostrado poseer otros efectos diferentes, o más bien beneficios diferentes por qué en los últimos años se han probado multitud de efectos beneficiosos para la salud.
 
Aunque comparten este componente se diferencian en otros muchos, por lo que parece que no coinciden cien por cien en sus beneficios.
 
Cafeína y Teína son la misma molécula

Contenido de cafeína

La mayor parte del debate sobre el café y el té comienza con su contenido de cafeína. 
Los beneficios para la salud de la cafeína se basan en gran medida en su capacidad para ayudarnos a mantenernos concentrados y alertas.
La cafeína funciona a nivel químico para bloquear la adenosina, un neurotransmisor que desencadena la relajación, por lo que consigue al inhibirlo que mantengamos la atención y la concentración durante más tiempo. 
 
Las hojas de té contienen más cafeína que los granos de café.
 
Sin embargo la presencia de cafeína suele ser mayor en los cafés que en lo tés.
 
El café normalmente se elabora a temperaturas más altas, lo que permite que más moléculas de cafeína se liberen de los granos a tu taza café en mayor medida que en tu taza de té. 
La presencia de la cafeína en el café varia en función de  varios elementos
Como el tipo de tostado.
 
Algunos tostados ​​más fuertes pueden contener niveles más bajos de cafeína que los tostados más bajos.
 
O del hecho de que los cafés procedentes de cafés robustas contienen el doble de cafeína que los procedentes del café arábica.
 
Así como el medio de extracción los cafés filtrados tienen menos cafeína que los cafés espressos aun cuando se haya empleado en su elaboración el mismos tipo de café.
 
Por lo tanto es difícil dar cifras exactas sobre el contenido de cafeína de una taza de café.
 
 
Además, en páginas como Caffeine informer encontramos datos más detallados incluyendo bebidas comerciales, si bien se enfoca en  Estados Unidos.
En líneas generales  el contenido de cafeína en el café es:
  • Espresso  de 60 ml: 80 mg de cafeína.
  • Taza de café de filtro de 200 ml, 90 mg.
  • Café americano  de 354 ml,  unos 154 mg de cafeína.
  • En cuanto al café en cápsulas, contiene aproximadamente entre 55 mg y 65 mg por cada café, pudiendo llegar casi a los 90 mg.
Qué pasa con el contenido de cafeína o si lo prefieres teína del té.
¿Hay diferencias sustanciales entre los diferentes tipos de té?
 
Según la opinión científica de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el té negro contiene 22 mg/100 ml, mientras que en el verde baja a 15 mg/100 ml. 
 
Pero la cantidad de cafeína varía mucho según la fuente consultada, de manera que mientras que la EFSA da esos valores para el té negro y para el verde, otras referencias van desde los 11 mg/100 ml en el té blanco y verde, a los 18 mg/100 ml en el negro, así que ahí lo dejo, yo realmente no lo he medido ni estoy capacitado para hacerlo.
Ese baile puede deberse a múltiples factores, como ocurre con el café. 
Esa cantidad de cafeína tiene que ver más con el tipo de té, la forma de  cultivarlo  o la variedad de planta que se haya empleado. 
 
La cafeína se produce en las partes más nobles, brotes y primeras hojas, pero hay variedades como la Camellia sinensis assamica que suele tener un poco más de cafeína. 
 
Influye la altura a la que se cultive, del tipo de abonos que se utilice, del clima o del ejemplar: si es una planta joven, con cinco o diez años, producirá más cafeína que si es un árbol de té menos vigoroso", etc, etc.
 
Y luego está la mano del hombre, que es de donde provienen todos estos tés en hebras, pero de la que dependen, sobre todo de tipo inglés como los english breakfast, irish breakfast o earl grey: de esa mezcla de plantas que producen mucha cafeína y que los mezcladores mezclan entre sí, seleccionándolas de distintos cultivos, para tener esas bombas de relojería como son esos tés de desayuno inglés o los tés negros.
 
Por lo tanto no es tan fácil saber que cantidad de cafeína te aporta un café o té. Y decir que una aporta mucha más cantidad que el otro es cuando menos arriesgado por no decir inexacto.
 
Beneficios del café para la salud

Algunos beneficios del café.

1º Te ayuda a adelgazar

El café tiene potencial para ayudarte a adelgazar movilizando la grasa corporal, mejorar la contractilidad muscular, disminuir la sensación de sueño y fatiga e incluso ciertos efectos a nivel cardiovascular, que posteriormente han demostrado ser beneficiosos y no perjudiciales como se creía inicialmente.

2º Reduce el riesgo cardiovascular.

Los estudios diferentes publicados en la revista Heart y en BMC Medicine durante el año 2015 llegaron a la conclusión de que tomar entre tres y cinco tazas de café diarias disminuiría el riesgo cardiovascular; y negaron la relación del café con la producción de arritmias cardíacas.
 
Posteriormente, durante el año 2016, un estudio publicado en el Journal of the American Heart Association volvió a negar la relación entre el café y las arritmias. 
 
Incluso otro trabajo publicado un año más tarde de la Asociación Americana del corazón, concluyó que el café disminuye el riesgo de ictus e insuficiencia cardíaca.

3º Mejora de la memoria y disminuye la posibilidad de sufrir enfermedades neurodegenerativas 

Un trabajo publicado en Nature Neuroscience sugería que el café podía mejorar la memoria.
 
Otros dos trabajos, publicados en el Journal of Neuroscience y el Journal of Alzheimers Disease llegaron a conclusiones similares, sugiriendo que el café puede tener un papel protector contra la demencia en general, y contra la Enfermedad de Alzheimer en particular. 
 
Incluso otro trabajo, publicado en la revista Neurology, sugirió que el café puede reducir el riesgo de sufrir Parkinson.
 
Los bebedores de café podrían tener un 65% menos de posibilidades de padecer alzhéimer, y entre un 32 y un 60% (según los estudios) de sufrir párkinson.
 
Parece que la cafeína es la principal responsable de esto, ya que los bebedores de descafeinado no muestran ninguna ventaja.

4º Disminuye la posibilidad de padecer diabetes.

Por otra parte, a nivel metabólico, dos estudios diferentes publicados durante el año 2014 en Pharmaceutical Research y Diabetologia, respectivamente, han demostrado que el café puede mejorar la resistencia a la insulina, disminuir la acumulación de grasas e incluso disminuir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 a largo plazo tan solo consumiendo alrededor de dos tazas de café al día.

5º Reduce la posibilidad de padecer algunos tipos de Cancer.

La relación cáncer y consumo de café durante el año 2015 se publicaron hasta tres estudios diferentes que demostraban efectos positivos hasta para tres tipos de cáncer diferentes. 
 
El trabajo publicado en el Journal of Clinical Oncology sugirió que el café puede reducir la probabilidad de padecer cáncer de colon.
 
Otro estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute afirmó que tomar hasta cuatro tazas de café diarias reduciría el riesgo de cáncer de piel tipo melanoma.
 
Para no incidir más obre este aspecto un trabajo publicado en el Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention también relacionó la toma de café con un menor riesgo de cáncer de útero.
 
Además de que el café ha perdido su condición de agente potencialmente cancerígeno y hoy se sabe que el café hace que exista una menor incidencia en algunos de los tipos de cáncer más corrientes, como el de hígado, próstata, mama o colón si tomas café.

6º Mejora el rendimiento físico.

Muchos atletas toman varias tazas de café antes de competir, ya que la cafeína aumenta los niveles de adrenalina. 
 
Esta hormona prepara a nuestro cuerpo para un esfuerzo físico excepcional: hace que las células grasas descompongan la grasa corporal, liberándola como ácidos grasos libres, que usamos como combustible cuando hacemos ejercicio.

7º Contiene nutrientes esenciales

Solemos pensar en el café como una simple mezcla de agua y cafeína, pero la infusión tiene muchos otros nutrientes esenciales para nuestro organismo. 
 
Una taza de café contiene riboflavina (vitamina B2), ácido pantoténico (vitamina B5), manganeso, potasio, magnesio y niacina.
El café es, además, la mayor fuente de antioxidantes de la dieta occidental.

8º Para finalizar, algunos trabajos han llegado a la conclusión de que el café puede alargar la vida. 

Ni más ni menos.
 
El primero de ellos se publicó en 2012 en el New England of Medicine, sugiriendo que tomar dos tazas de café al día alargaría la vida hasta un 10%.
 
Posteriormente, durante el año 2017, un trabajo publicado en Annals of Internal Medicine elevó la dosis a tres tazas diarias, sugiriendo que dicha toma reduciría el riesgo de muerte por cualquier causa. 
 
El café ofrece un buen aporte de antioxidantes lo que ayuda a retrasar el envejecimiento celular lo que parece que aporta un plus a la hora de mantener la salud con un consumo moderado de café.
 
Por si no estaba claro que el café no era tan malo para la salud cómo lo querían pintar en 2017 una revisión de 201 metaanálisis diferentes publicada el British Medical Journal también sugirió que el café disminuye el riesgo de muerte, se vio un menor riesgo de cáncer, enfermedades neurológicas, metabólicas y hepáticas.
 
Café versus té ventajas para la salud

Beneficios del Té

Cuyo consumo también los tiene.
 
Primero decir que el té suele ser tratado en los estudios como un todo, donde intentan resumir sus beneficios hablando del té de una forma bastante generalizada, aunque el más estudiado es el té verde. 

1º Posee antioxidantes. 

Los antioxidantes son germen de vitaminas, minerales y fibra. 
 
Gracias a sus múltiples propiedades los antioxidantes retrasan el proceso de envejecimiento. Salvaguardan las células y tejidos frente a los radicales libres.
 
Ojo que estos mismos antioxidantes están presentes igualmente en el café.

2 Protege al sistema inmunológico. 

El té posee alta cantidad de flavonoides y vitamina H que nos tienden una mano para que las defensas del cuerpo funcionen y de la misma manera, eluden el daño celular.

3º Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Previene la coagulación en la sangre que es una de las causas de accidentes vasculares y ataques al corazón. 
 
Existe una relación entre el consumo de té y la disminución de aparición de estas enfermedades.

4º Palía el déficit de hiero

El té es uno de los alimentos incluidos en la lista para paliar el déficit de hierro. Por lo tanto está indicado si tienes anemia o riesgo de padecerla.

5º Aporta hidratación.

Contribuye a una buena hidratación para que nuestro cuerpo funcione correctamente. 
 
Además, es una forma distinta de tomar los 2 litros de agua recomendados al día.

6º Es diurético. 

Es un diurético natural que nos ayuda a la hora de eliminar toxinas de nuestro cuerpo.

7º Disminuye el riesgo de padecer Cáncer de ovario.

Si nos centramos en la prevención de enfermedades, el según otro trabajo publicado en el American Journal of Clinical Nutrition habría sugerido que los antioxidantes del mismo podrían disminuir el riesgo de sufrir cáncer de ovario.
Conclusión café o té.
Tanto el café como el té, en su justa medida, han ido demostrado diversos beneficios para la salud en áreas muy diferentes. 
Es posible que el café haya experimentado una mayor cantidad de investigación en los últimos años, pero es imposible resumir el conocimiento científico de ambas bebidas en un post.
 
Bolsas de Té colgando

ESTILO DE VIDA Al COMPLETO.

Tanto té como el café tienen efectos positivos en la salud, aportan elementos muy interesantes como los antioxidantes.
Por si solos no son indicativos de nada ya que ninguna bebida ni ningún alimento por sí mismo suelen implicar grandes beneficios para la salud. 
 
Se debe pensar en el estilo de vida al completo.
 
Y es dentro de un estilo de vida adecuado, con la realización de ejercicio físico, una dieta equilibrada donde ambas bebidas tienen su lugar con un consumo moderado.
 
Ojo que si al té o al café le echas leche, azúcar, y que se yo que cosas más no puedes pretender que te ayuden a adelgazar, o que sean saludables.
 
Tomados sin otros complementos apenas aportan calorías a la dieta y si una considerable cantidad de antioxidantes.
 
Así que en mi modesta opinión elegir café o té es una cuestión más de gustos personales que de otra cosa.
 
Cualquiera de ellos tomados con moderación pueden tener perfectamente presencia en cualquier dieta.
 
Como puedes ver son muchos los beneficios del , al igual que muchos son los beneficios del café para la salud. 
Realmente la cuestión es: ¿tú qué prefieres, café o té? 
Déjanos tu preferencia en comentarios.
 
 
 
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Director del Proyecto : Federico Asorey Consultoría e-Commerce
© Copyright 2020