Café sostenible: ¿Qué es?

Café sostenible cultivado a la sombra.

Hoy hablaremos de un termino café sostenible y de qué supone consumirlo.

¡¡¡En el mundo se venden unos dos mil millones de tazas de café, cada día, que puesto en número sería 2.000.000.000!!!
 
730 mil millones de tazas en un año, la cantidad es tal,  que es la segunda bebida más consumida en el mundo sólo por detrás del agua.
 
Un montón de café, la verdad, si tenemos en cuenta que para cada taza de café se necesitan un mínimo de siete gramos, el número de kilos que tenemos que producir para satisfacer la demanda mundial es enorme.
 
Qué el cultivo del café tiene impactos en el medio, no lo podemos negar, los cultivos de café ocupan espacio que se ganan a la naturaleza.
 
Además lo ocupan en la franja ecuatorial entre los trópicos de Cancer y Capricornio que es donde se sitúa toda la producción mundial del café.
 
Quizá sea el momento de preguntarnos:
  • ¿Cómo se cultiva ese café?
  • ¿Quién lo cultiva?
  • ¿Cómo lo consumimos nosotros?
Y por aquí comenzaremos.
 

¿Cómo consumimos café

En un envase reutilizable tipo la típica taza de café que tenemos en casa o en el trabajo o  llenando el mundo de envases desechables y no reciclajes como las cápsulas.
 
Responder a estas preguntas no es una cuestión menor.
 
Por que de las respuestas que demos a las cuestiones depende nada menos que las selvas tropicales del planeta y no seguir inundándo, al planeta, con envases de difícil o imposible reciclado.
 
Sí amigos, ni más ni menos, si para cultivar café deforestamos la selva ecuatorial por medio planeta mal vamos. 
 
El 20% de las emisiones globales de CO2 provienen de la destrucción de los bosques tropicales.
 
Y al menos un porcentaje de esa deforestación la provoca el monocultivo del café.
 
Deforestación selva tropical
 
Si en lugar de usar una taza de café reutilizable usamos un taza de café desechable le hacemos un flaco favor al planeta.
 
Pudiendo utilizar una cafetera italiana, chemex, prensa francesa, etc, utilizamos una de cápsulas de difícil reciclado contribuimos a contaminarlo doblemente.
 
Dirás, por un café que puede pasar. 
 
Pero es que no es tu café son 2 mil millones de cafés en un día los que se toman en el planeta, 730 mil millones de tazas en un año, billón y medio de tazas de café en un par de años.
 
Pasar todo ese consumo, por ejemplo, a las cápsulas de café es irresponsable e insostenible.
 
Dejemos de lado la calidad del café que obtienes de las cápsulas, que deja mucho que desear en mi opinión y te aparta totalmente de la liturgia de hacer un café.
 
Fabricar aluminio requiere mucha energía, es caro y contaminante. 
 
Deshacerte de la cápsula después de usada lo encarece más todavía.
 
El material con el que se fabrica la gran mayoría de las cápsulas de café genera problemas medioambientales. 
Más aún sabiendo que solo se recicla el 20 por ciento en el mejor en de los casos y que sus ventas crecen como la espuma.
 
Como los arrojamos a la basura, toneladas de residuos tóxicos cada día acaban en vertederos o en el mar.
 
He querido empezar por aquí por que los que consumimos el café por que de nuestra actitud depende el futuro y la posibilidad de que exista un café sostenible.
 
Y no toda la culpa es de las grandes corporaciones del café, ni de los productores del mismo, mucha de la responsabilidad es nuestra como consumidores.
 
Y sólo decisiones personales y la administraciones harán que cambien las cosas.
 
La Comunidad Valenciana 1 de enero de 2020 estarán prohibidas las cápsulas de café monodosis de un solo uso.
 
Es cierto que no son el único elemento contaminante  pero si son el elemento más destacado relacionado con el café.
 
Son tan contaminantes que la legislación española expresamente prohibe su uso para la comercialización de cafés ecológicos, por ejemplo.
 
Por está razón ciertas multinacionales hablan de café sostenible  no de café ecológico en sus cápsulas, en realidad no se puede vender café ecológico en cápsulas.
 
Residuos de capsulas de café.
 

Pasemos a la producción del café sostenible del café en origen. Existen básicamente dos forma de cultivar el café: 

  • En monocultivos al sol.
  • En cultivo mixto en sistemas agroforestales a la sombra.
Elegir este último sistema, es elegir la producción sostenible, y está asociado en particular a un gran número de beneficios económicos y ambientales.
 

Pero hablémoslas primero de lo que ocurre con los cafés producidos en monocultivos al sol.

Contribuyen a que se deforesten las selvas tropicales. 
 
Para cultivar café al sol es necesario eliminar la vegetación de la zona donde se produce para cultivar cafetos.
 
Los monocultivos tienen efectos negativos sobre el café, aumentan las plagas que afectan al café, que solo se pueden solucionar con pesticidas.
 
Deben de mantener la vegetación a raya para lo que utilizan herbicidas industriales.
 
Herbicidas, fungicidas, y plaguicidas industriales son de lo más común en este tipo de explotaciones.
 
Productos químicos industriales que acaban en corrientes de agua que contaminan acuíferos donde bebe la gente y los animales de la zona, y acaban llegando al mar.
 
El trabajo en la zona de producción no redunda en los indígenas de la zona, ya que si se hace así es para mecanizar la producción.
 
La inversión en lugar de en horas de trabajo de las poblaciones de la zona se hace en maquinaria y todo tipo de material químicos industriales altamente contaminantes para proteger el cultivo del cafeto.
 
Todo ellos se producen y fabrican a miles de kilómetros de las zonas de producción.
 
En el camino se han cargado totalmente el hábitat de la flora y de la fauna de la plantación.
 
Y todo para que los costes de producción del café sean menores y poder vender le al consumidor un café barato.
También te digo que de un café de inferior calidad media, al no haber una recogida selectiva del mismo.
 
Menos sano al ser cultivado en presencia de herbicidas, fungicida, y plaguicidas industriales.
 
Y en la mayor parte sin atender a ningún criterio de calidad sino al beneficio económico.
 
Café a la sombra
 

Qué ocurre entonces con el cultivo mixto en sistemas agroforestales a la sombra.

 
 
Pues a la sombra de otros arboles tropicales de mayor porte que aportan al cultivo muchas cosas.
 
Protegen al suelo de la erosión.
 
Sirven como amortiguador frente a las condiciones climáticas extremas.
 
La mayoría de las áreas donde se cultiva café se encuentran en zonas con gran biodiversidad, por lo que tienen un enorme importancia para la conservación de la misma. 
 
Muchos estudios han demostrado que existe un número significativamente mayor de especies animales y vegetales en los sistemas agroforestales de café a la sombra que en las plantaciones de café al sol.
 

Los sistemas agroforestales naturales con café contribuyen a la conservación de los cinturones de bosques tropicales. 

Los estudios también demuestran que las plantaciones de café orgánico o ecológico de sombra fijan, al menos, una tonelada más de carbono por hectárea que las plantaciones de café sin árboles de sombra, debido a que se genera más biomasa que acaba formando el humus del suelo. 
 
Esto equivale a 3,7 toneladas de CO2 por hectárea y año.
 

Cultivando a la sombra se conserva buena parte de la selva tropical, de su flora y fauna que conviven con los cafetales.

Las plagas pueden ser controladas por los enemigos naturales de las mismas, desde insectos a pájaros de la zona.

Evitando uso de herbicidas, plaguicidas, etc. evitamos la contaminación de acuíferos para el consumo humano, y que llegan a ríos y mares.

Contribuyendo a la protección de las cuencas hidrográficas de las zonas de producción.

El trabajo lo realizan las comunidades indígenas próxima a la plantación lo que repercute socialmente de forma positiva en la vida de los indigenas en países en su gran mayoría en vías de desarrollo.
 

Así que de que tu compres café cultivado al sol o a la sombra va a depender:

 
  • Cientos de miles de hectáreas de terreno en las zonas productoras que pueden ser deforestadas para producir ese café.
  • Que se pierda biodiversidad.
  • El desarrollo socialmente las zonas productoras.
  • etc, etc.
Todo esto sin que tengas que renunciar a la calidad de tu café.
 

Un café cultivado de una forma sostenible no sólo no tiene por que ser un peor café sino que en realidad suele ser bastante mejor que la media de los cafés que no tienen este parámetro en la forma de cultivo.

¿Un café sostenible es igual que un café ecológico?

Dejémoslo claro desde el principio, no.
 
  • Un café ecológico debiera ser a la fuerza un café sostenible.
  • Pero no todo el café sostenible es un café ecológico ya que carece de la certificación oficial que lo avala como tal.
Digamos que a todo lo que adorna el café sostenible está en un café ecológico, pero además este tipo de procesamiento como café ecológico se hace respetando el medio ambiente tanto en las zonas de producción como luego en el resto del procesamiento del café.
 

El café ecológico u orgánico aporta un elemento esencial "la trazabilidad del café" y la "certificación" de que ese café ha sido producido de una forma sostenible y ecológica que hacen administraciones publicas e instituciones privadas.

Cuando alguien dice que vende café sostenible has de creer en su palabra. 
 
Pero cuando alguien dice que vende café ecológico u orgánico tiene las certificaciones oficiales que así lo demuestran.
 
Su producto ha sido certificado y por lo tanto estás cien por cien seguro de como se ha conseguido y tratado ese café  o descafeinado ecológico.
 
Por lo tanto apoyar por el café sostenible, ya no digamos por el orgánico u ecológico es una gran idea.
 
El café se cultiva en más de diez millones de hectáreas en 70 países de todo el mundo, en donde los métodos de cultivo como hemos visto son muy diferentes.

 

 
Nuestros cafés y descafeinados ecológicos cumplen la normas de diferentes entidade públicas y privadas.
 
Entre ellas  IMO control de Suiza,  Naturland que implican que el café se produce en sistemas de cultivo adaptados al lugar en plantaciones con árboles de sombra.
 
Disponemos en nuestros cafés de un certificado de café de sombra o Bird Friendly que certifica la producción en armonía con lo pájaros en las haciendas donde se produce el café.
 
E incluso de la certificación JAS para ventas exclusivas en Japón.
 
Todo esto constituye una contribución real a la conservación del medio ambiente y el clima.
 
No utilizamos cápsulas de café para evitar los desechos de aluminio que contaminan el medio.
 
Quizá lo que hacemos como tomar un café es sólo un pequeño gesto, pero cientos de millones de pequeños gestos pueden ser una  importante contribución a la protección del medio ambiente y del clima en el planeta.
 
Piensa en esto cuando tomes un café. Súbete al carro el café sostenible.
 
Feliz semana y buen café.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
▲ Top