El Café de Civeta: Mirando detrás del lujo.

Civeta o lupak

¿Que es el café de civeta o Kopi luwak?

Café de civeta o kopi luwak pasa por ser el café más caro del mundo es elaborado con granos de café que han sido digeridos por un animal,
la civeta, con un aspecto entre el gato y el zorro, de carácter algo agresivo.

Proceso de obtención del café de civeta

Procedente de Indonesia, el café de civeta se obtiene moliendo los granos de café extraídos de las heces de un animal, la civeta (luwak en el idioma local), que se alimenta de bayas de café.
 
Por lo que además del más caro probablemente es el más peculiar de los cafés que podemos conseguir.
Se le atribuye a la civeta, luwak en el idioma indonesio, la habilidad de elegir las cerezas del café en su punto exacto de madurez.
Las civetas ingieren las bayas y digieren su pulpa, pero no los granos, eliminándolos enteros, lo que facilita la recolección a través de las heces, para luego ser tostados de manera natural.
 
El productor y el producto
Igualmente, se le atribuyen efectos positivos para el café al hecho de que los granos pasan por aparato digestivo de la civeta.
Parece ser que este hecho hace que del grano se elimine buena parte del sabor amargo, lo que convierte al café de civeta.
 
Es una bebida bastante dulce, si la comparamos con otros cafés.

Principales características del café de civeta.

El café de civeta en principio debería de proceder de la recolección manual de las heces de la civeta.
Despues veremos que esto no siempre es así.
 
La verdad es que el café de civeta o kopi luwak no está mal, a los precios que está este café como entenderéis no es café con el que desayune todo los días ni mucho menos.
 
La intensidad del sabor del café la calificaría como 8 sobre 10, con un aroma potente en nariz.
 
El amargor es mínimo, mucho menor que cualquier café de tueste natural, y se encontraban notas de sabor a vainilla y un leve recuerdo a cacao, junto a toques dulces tipo caramelo.
 
Como contras al terminar el café, queda en la boca cierto sabor terroso, propio de la variedad de café, dejando al final un regusto de sabor dulzón.

Qué precio suele alcanzar el café de civeta.

La poca cantidad que se produce, unos 500 kilos cada año infima.
 
El coste medio de un kilo suele estar en torno a los 900 euros, y una taza de este tipo de café ronda los 80 euros.
 
Tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, donde se puede encontrar en algunos lugares muy exclusivos, una taza de este café ronda los 75-90 dólares.
 
En las islas de Indonesia donde se produce, este café se encuentra a un precio mucho más menor, aunque desde luego no es barato, salvo por comparación.
 
En uno de los centros de producción en la isla de Bali pude probar una taza, por un precio aproximado de 4 euros, que me pareció caro para ser un café, pero que era al menos accesible para poder probarlo y contaros la experiencia. Es un café intenso y delicioso, de mínimo amargor y un leve aroma dulce que recuerda al cacao o caramelo.
 
Aun cuando este precio puede ocultar algo obscuro detrás.

El lado oscuro del café de civeta.

En libertad las civetas asiáticas se alimentan de manera esporádica de bayas de café y repartían su alimentación con otras frutas y flores.
 
Hasta aquí todo muy bucólico unos pequeños animalitos de carácter fuerte que se alimenta de bayas de café, completando su alimentación con frutas y flores.
 
Y unos esforzados recolectores de ese café que recorren el bosque tropical en busca de esas heces para llevar un dinero a casa.
No obstante como era de suponer algunos han pensado que a ese precio era rentable mantener a las civetas en cautividad.
Forzadas a consumir durante un mes entero la misma cantidad de granos de café que comerían en todo un año.
 
Como resultado de esta dieta los animales suelen desarrollar deficiencias nutricionales y perder parte de su pelaje.
 
No hay que ser muy perspicaz para saber que a estos animales se les hace sufrir para obtener fácilmente un café que luego alcanza precios desorbitados en Europa y Estados Unidos.
 
En un reportaje de 2013, la BBC investigó y denunció el trato que se les da a las civetas en las granjas industriales: «Los animales son sustraídos de la naturaleza y tienen que soportar condiciones terribles.
 
PETA también visitó varias granjas de café de civeta en pueblos de Indonesia y Filipinas, dos de los principales productores mundiales de kopi luwak.
 
Algunos de los productores anunciaban que su café era de “origen silvestre” sin embargo las imágenes de estas granjas, tomadas en secreto, mostraron civetas en cautividad y enfermas.
 
Los animales además tenían signos de infecciones y de estereotipias: giraban constantemente por sus diminutas jaulas y agitaban sus cabezas de manera frenética.
Lo que hace sospechar que parte del café de civeta de origen silvestre que se vende en el mercado en mayoritariamente café producido con civetas en cautividad.
El auténtico kopi luwak no supera la media tonelada de producción en el mundo, con lo que probablemente cuando toma una taza de este café además de dejarte la cartera temblando, puede que te deje la conciencia en el mismo estado.

Valoración final del café de civeta

Salvo por el carácter exclusivo del producto, en mi opinión no merece la pena pagar el precio que cuesta este café en Europa o América, y aún reconociendo su calidad y los agradables matices de sabor, lo cierto que la justificación está más en la escasa producción que se realiza y no tanto de la calidad del mismo.
Nada que decir sobre el café de civeta recogido a mano en los bosques tropicales, si tienes el dinero para pagarte un café, su escasez probablemente justifique el precio.
 
Solo se producen 500 kilos al año a la fuerza será caro por su misma escasez, que será lo que justifique el precio, no su calidad.
 
Y su propio precio le está dando el golpe final a este café porque incita a una forma de producción tan salvaje que hace sufrir al animal por un café que sinceramente hace que muchos nos planteemos que no vale lo que cuesta ni por calidad, ni por el sufrimiento que provoca a estos animales salvajes.
Si viajas a Indonesia, Filipinas, Vietnam o el sur asiático no te dejes engañar lo más probable es que el origen silvestre de este tipo de café no sea tal y lo único que estarás alimentando es el maltrato animal.
 
Lamento terminar así un post que había empezado tan bien, pero es lo que hay, mientras un kilo de café se pague a 900 euros tendremos gente dispuesta a maltratar animales para conseguirlo.
 
Tambien te puede interesar:
El blue mountain: el gran café de Jamaica

Café Colombia: ¿El mejor café cel Mundo?

El Café de Kenia: uno de los mejores cafés del mundo

¿Cuál es el mejor café del mundo?

Existen 4 Comentarios

Pues no existen palabras para calificar la codicia y avaricia del ser humano, todo lo que se hace por dinero no tiene justificación alguna.

Totalmente de acuerdo, cuando el dinero pasa a ser el elemento principal en la toma de decisiones pasan cosas como esta.

Un buen café, no es aquel que se hace a costa del sufrimiento de otros seres vivos :(

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Director del Proyecto : Federico Asorey Consultoría e-Commerce
© Copyright 2020