Añadir nuevo comentario

Americano: Café espresso con alma de café filtrado

Café espresso largo añadiendo agua
El americano, café que provoca no pocas discusiones en el mundo del café.
 
La primera pregunta que debemos de responder es 

¿Qué es un café americano?

Para casi todo el mundo un café americano es un tipo de café que se creó añadiendo agua caliente a un espresso.
Era la manera que tenían los baristas italianos de satisfacer a los militares americanos durante la segunda guerra mundial que ponían los ojos como platos cuando les entregaban un espresso al pedir un café en un local italiano. 
 
A los americanos aquello le parecía un café pequeño y muy intenso para el café filtrado al que ellos estaban acostumbrados en su país.
 
De aquí viene el nombre y el problema.
 
Por que para muchos en el mundo del café un café americano es un café filtrado.
 
Pero lo cierto es que si tú pides un americano en el sur de Europa, el café que va a llegar a tu mesa tiene muchas papeletas de hacerlo hecho con una cafetera exprés y no con una cafetera de filtro ya sea Chemex, V60 o cualquier otro tipo de cono típico del café de especialidad en los Estados Unidos.
 
Dejemos ya claro en el post que hecha esta breve apreciación nosotros vamos a hablar de Americano, como el café hecho como base de un café espresso.
 
Y utilizaremos el termino de café de filtro para aquellos cafés conseguidos filtrando el café a través de un filtro y mediante la fuerza de la gravedad

Resumida la historia del café  americano es esta:

  1. Los soldados americanos desembarcaron en Italia en los  años 40 por la Segunda Guerra Mundial

  2. Cuando le piden un café a los baristas italianos estos le sirven un espresso.

  3. A los americanos aquel café les parece pequeño, muy concentrado, y si no somos políticamente correctos diríamos ese café no les gusta nada pero nada.

  4. Los baristas italianos se enfrentan a una problema cómo llevar el café espresso a algo que les guste  a los americanos.

Y el resto de la historia te la cuento después.
 
Café con las bandera de Estados Unidos

¿Qué es el espresso?

La palabra transmite una de las cosas más importantes que necesitas saber sobre esta bebida, es expreso, de hecho la Real Academia de la lengua recomienda llamarle así y no por el término italiano. 
 
El espresso es la forma más rápida de satisfacer tu necesidad inmediata de cafeína.
Es rápido de hacer y rápido de consumir, y es intenso en todos los sentidos.
 
Pero ten en cuenta que un espresso no es solo para tomarse en una tacita de café muy concentrado que te sirven en cualquier cafetería. 
 
También es la base para todas esas bebidas como americanos, capuchinos, flat white, latte, y un largo etc, y como no  del café americano.
Preparado con agua caliente a alta temperatura (sobre 90 ºC) y presurizada a nueve bares de presión que corre a través de unos 7 gramos de café finamente molido, obteniendo un café mucho más denso y más concentrado que el café de filtro, de unos 30 m
 
Lo cierto es que no existen cafés de filtro de 30 ml.
 

¿Cómo debe de ser un espresso?

 

1 -  Crema

Esta es la capa café dorada de encima, compuesta por proteínas, aceites y melanoidinas que se crean por la combinación de azúcares y aminoácidos. 
No todos los cafés producen crema, y es un tema de discusión también. 
 
Algunas personas la perciben amarga, mientras que otras consideran que es señal de un buen espresso sin la cual no pueden vivir es su café.
 
Es muchas ocasiones los tostadores hacen sus blends para expreso con un porcentaje de robusta que asegura mucho más cuerpo y crema en el café.
 

2 - Líquido

 
Esta es la parte principal del espresso, y aporta acidez y dulzura. 
 
También se puede considerar como dos partes diferentes: el cuerpo y el corazón. 
  • El cuerpo es la parte media del espresso, y es normalmente de color café caramelo. 

  • En cuanto al corazón, la base del espresso, es generalmente un tono más rico, más oscuro del café.

¿Cómo pasamos de un espresso a un americano es el problema que debio de ser resuelto por los baristas italianos?

Este es el problema que enfrentaron los baristas Italianos allá por los años cuarenta del siglo pasado.
 
Por que renunciar a su máquina de café exprés no era negociable.
La clave del americano es como pasamos de este espresso pequeño y concentrado a un americano, café  mucho más grande y mucho menos concentrado.
El espresso y café filtrado nacen del mismo concepto.
 
Básicamente verter agua caliente sobre el café molido, el agua pasa a través de las partículas y de un filtro de alguna manera, y cae en un recipiente.
 
La diferencia principal entre el un café filtrado y el espresso es que, en lugar de ser empujado a través de presión (9 bares), el agua corre sola a través del café a causa de la gravedad. 
Por esta razón, el proceso de preparación tarda más para obtener un americano y lo hace con un resultado diferente, mucho menos concentrado y más suave que el del café espresso.
Americano, como café resultante de darlo todo por el gusto del cliente.
 
 
Los barista italianos no se rindieron y dieron con una solución que parece fue satisfactoria para todos.
No podía ser más simple: añadir agua caliente al café espresso.
Así que la solución fue fácil: una taza de mayores dimensiones y añadir agua al expreso original. Problema resuelto.
Conseguían un café mucho más diluido que el café expreso original y más similar al café de filtro al que los soldados americanos estaban acostumbrados.
Esa sería, por tanto, la receta original del café americano y una buena solución para tomar un café más largo y con una intensidad similar a la que se consigue con una cafetera de filtro utilizando una máquina expreso.

Una buena receta para un café americano:

 
Un americano se prepara diluyendo un espresso con agua caliente
  • Necesitamos la extracción de un espresso sobre una taza grande.

  • Para esta preparación, utilizaremos las mismas medidas que para un espresso.

  • Purgamos el grupo eliminando los restos de la extracción anterior.

  • Colocamos el portafiltros en el grupo y pulsamos el botón inmediatamente, para que el agua circule por la pastilla.

  • Extraemos un espresso perfecto en unos 25" y 30 ml a 9 bares depresión y con la temperatura del agua sobre los 90 º C.

Preparamos una tetera con agua caliente.
 
Servimos por separado, una taza grande de café con un expreso normal junto al agua caliente en una tetera para que la mezcle el cliente,
 
El cliente vierte el agua caliente sobre su espresso, y disfrutamos de nuestro americano.
 
Cómo preparar un café america con espresso perfecto
 

No existe una guía que especifique la cantidad de agua que se debe usar para el americano. 

  1. Algunas baristas afirman que una proporción de espresso y agua de 1:2 es un americano “estándar”.
  2. Mientras que otros prefieren un americano más “corto” con una proporción de 1:1. 
En realidad, puedes encontrar americanos con proporciones mayores al 1:2, para gustos cafés.
 

Una aclaración importante de como no hacer un café americano.

En realidad en muchas cafeterías no se prepara el café americano tal y cómo hemos explicado cuando alguien pide un americano. 
 
El café de filtro es una rareza en los locales de hostelería de España en particular y del Sur de Europa en General.
Cuando alguien pide un Americano se opta por dejar pasar más tiempo el agua a través del café molido para conseguir una bebida más larga. Error.
Puede parecer una opción lógica, pero una pésima idea, como opina Kim Ossenblok:
El café estará requemado y con sabores de ceniza
Opinión que suscribo al 100%.
 
 
Utilizar esta opción no deja de ser curioso cuando la otra opción no es más difícil ni hace perder tiempo en la preparación.
Si ves que el camarero pulsa dos veces el botón de la cafetera como si hiciera dos cafés, malo 
La solución es sencilla recurrir a la receta original y la idea de los Italianos.
Tan sencillo como servir un espresso normal en una taza más alta, y al lado una jarrita de agua caliente para añadir al café. 
De este modo se consigue más cantidad, la intensidad también la puede regular el cliente al gusto y, sobre todo, se evita quemar el café por sobre extracción como ocurre cuando alargas la extracción del espresso con el doble de agua.
 

Otros cafés largos además del Americano que quizá te puedan interesar. 

  • Si la idea es preparar un café algo más grande se puede optar por un café solo doble, que, como su propio nombre indica, supone duplicar la cantidad de café molido (14 gramos) y agua (60 mililitros). 
El resultado un café de unos 60 ml con la misma intensidad y cuerpo que un espresso.
 
  • Una opción intermedia es el café lungo de origen italiano que es un paso intermedio entre el café doble y el Americano, con la misma cantidad de café pero un poco más de agua y tiempo. 
Suele hacerse con un molido un poco más grueso y no más de 30 segundos, recomiendan los expertos no ir mucho más allá en el tiempo de extracción para evitar quemar ese café y que aparezcan los sabores amargos que no queremos que estén presentes,
 
También os pueden interesar 
 
Espero que el post os haya gustado
 
 
 

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Director del Proyecto : Federico Asorey Consultoría e-Commerce
© Copyright 2020