El café soluble, sus secretos al descubierto.

Café soluble en cristales

Cerca del 50% de café verde del mundo se utiliza para producir café soluble o instantáneo.

Razón suficiente para que le prestemos su debida atención en el blog.

La invención del café soluble se puede atribuir a un científico de origen japonés, Satori Kato. 

Satori trabajaba en Chicago en 1901 que presentó la sustancia en polvo en Buffalo, Nueva York, en la Exposición Panamericana pero no llegó a comercializar el invento. 
 
Unos años después George Louis Constant Washington desarrolló su propio proceso de café instantáneo y lo comercializó poco después.
 
En 1910 con la G. Washington Coffee Company de George Louis realizó el esfuerzo comercial por posicionarlo como un producto de consumo. 
 
Pero el impulso definitivo llega con la marca Nescafé, que desarrolló un proceso de refinación de café más avanzado.
 
Encontramos sus orígenes en el año 1930, cuando el gobierno brasileño le pidió a la compañía Nestlé crear "un sistema que permitiera a los brasileños utilizar su sobreproducción de café y compartirlo con el mundo.
 
El 1 de abril de 1930 nace Nescafé con este propósito.
 
El café soluble existe desde hace algo menos de cien años, pero muy poca gente conoce su proceso de fabricación.
 
Antes de adentrarnos en este camino diremos que para nosotros siempre será mejor la opción para prepara una taza de café será comprar un café en grano para posteriormente molerlo y preparar un café en la cafetera que más no apetezca.
 
Y no es elitismo es que consideremos que su sabor es inferior al café en grano recién molido.
 
El café en grano es simplemente café verde tostado y envasado. 
 
Por su parte, el café soluble se obtiene, como veremos tras un proceso de preparación de la infusión de café y eliminación del agua para obtener cristales de café soluble.
 
Es cierto que es un regalo del cielo para cocinar por su fuerte sabor, su textura seca y su capacidad de disolverse.
 
Pero que queréis con os diga ni se acerca a un buen café obtenido de un grano de café fresco y recién molido.

¿Qué es el café soluble o café instantáneo?

En primer lugar el café instantáneo está hecho de café, la base es una infusión de café, eso sí hecha industrialmente. 
 
Los granos se tuestan, se muelen y se elabora una infusión de café antes de empezar su trayectoria hasta llegar a ser café soluble.
 
Lo que lo convierte en instantáneo es el momento en que el agua se elimina de la infusión, dando lugar a cristales de café deshidratados.
 
Para obtener una taza de café con café soluble basta añadir agua, o leche, para que estos cristales se rehidraten y obtener tu café o café con leche.
 
Una taza de café instantáneo se puede preparar rápida y fácilmente, sin elaboración, puesto que el café ya fue preparado en el lugar de fabricación donde se fabricó.
Sí amigos amantes del café si es algo es precisamente el café soluble es un café industrial.
Café en grano - café molido - café soluble
 

¿Cómo se fabrica realmente el café soluble?

La primera gran sorpresa con este café que te venden como café soluble o instantáneo es que no es un único tipo de café, son dos las diferentes formas de obtener el café.
 
Para obtener el café soluble se utilizan dos procesos diferentes con puntos en común y diferencias considerables. 
 
Te las presentamos:
  • 1º Secado por pulverización,  
  • 2º La liofilización.
El café soluble se obtiene por extracción industrial del café previamente tostado y molido en grandes cantidades.
 
La infusión de café así obtenida es posteriormente concentrada siguiendo uno de los métodos ya nombrados.

 
En ambos los casos primero se muele el café y después se tuesta a temperaturas entre 190º y 210° centígrados.
 
Infusinado en agua caliente del café molido de forma toscas, y antes de pasar al siguiente proceso se hace una extracción de posibles residuos sólidos.
 
Se obtiene el extracto del café mediante el centrifugado y luego eliminación de un enorme porcentaje del agua que se utiliza para extracción del café.
El punto clave para obtener café soluble o instantáneo es retirar el agua del café hasta conseguir cristales de café deshidratados.
Para retirar el agua que forma parte del extracto se requieren fundamentalmente dos procesos industriales adicionales: la concentración y el secado.
 
La concentración consiste en eliminar el líquido del café y aquí es donde se comienzan a diferenciar claramente esto dos sistemas, el secado por pulverización y la liofilización.

Cómo actúa el secado por pulverización en el café para obtener cafés soluble

Es el proceso más antiguo de fabricación de café soluble toma el extracto líquido resultante del proceso de infusión del café y se consiguen los cristales de café pulverizando un concentrado líquido de café como un fino espray en aire muy caliente y seco a unos 250º C. 
 
Debido al calor del aire, el agua se evapora según va cayendo y se deposita de modo que lo único que queda es café formando unos pequeños cristales redondeados muy característicos del proceso.
 
Esta elevada temperatura que se emplean los aromas y compuestos organolépticos volátiles se pierden en una altísima proporción, lo cual hace que el proceso final sea realmente distinto en sabor de lo que sería ese mismo café fresco, tostado y molido en una cafetera casera.
 
El secado por pulverización constituye un método más simple que la liofilización, pero debido a que se necesitan unas temperaturas muy altas para este proceso, se pierden muchas de las propiedades naturales del café.
 
De los dos es el menos recomendable.
 

¿En qué consiste el proceso de liofilización del café?

La liofilización o tratamiento del café deshidratado por congelación implica más pasos y una tecnología más compleja que el proceso anterior. 
 
En primer lugar, al café producido industrialmente se le reduce el agua presente en la infusión de café hasta un concentrado de café que despues se liofiliza. 
 
La liofilización consiste en congelar ese extracto de café a temperaturas muy frías unos 40 o 50 grados centígrados bajo cero.
 
El hecho de que el producto permanezca a temperaturas muy bajas y sin contacto con aire, el proceso se realiza al vacío,  permite conservar en mayor medida que el sistema anterior aromas que permanecen en los cristales de café liofilizado.
 
El proceso lleva a un enfriamiento del café en dos pasos.
  • El extracto de café se enfría a -6ºC en forma de granizado. 
  • El granizado de café vuelve a enfriarse a -40º o -50ºC en una bandeja hasta que se forman bloques de café helado que luego se rompen en gránulos.

A continuación se envían a una aspiradora de secado, donde el hielo se evapora y quedan gránulos de café instantáneo.

Con el proceso se pretende evitar la perdida de aromas y de atributos del café.
 
Al ser sometido a un vacío profundo, de menos de una milésima de la presión atmosférica, se posibilita con una adición marginal de calor que el agua remanente en el extracto congelado pase directamente del estado sólido, hielo, al gaseoso, vapor, proceso conocido como sublimación.
 
El producto permanezca a temperaturas muy bajas y sin contacto con aire caliente (recuerda que el proceso se hace al vacío) permite que los aromas permanezcan en los granos de café liofilizado en mayor medida de lo que se consigue con el sistema de secado por pulverización.
 
Si bien el proceso de liofilización es más costoso y complejo que el secado por atomización, la proporción de café soluble liofilizado ha venido creciendo en forma constante en la medida en que los consumidores exigen un café de mejor calidad.
 
Cabe destacar que el café soluble, no se comercializa sólo en forma de cristales sólidos. Es posible encontrarlo en estado líquido concentrado.
 
 

¿Qué ocurre con el Descafeinado soluble?

El café soluble o instantáneo siempre podrás comprarlo descafeinado
 
El proceso para quitar la cafeína del grano se realiza antes de tostarlo, cuando el grano es aún de color verde. 
 
Por tanto, cualquier proceso posterior puede hacerse con o sin la cafeína.
 
Eso si ten en cuenta que el proceso de descafeinación supone una intervención más, si quieres saber más sobre el mismo puedes leer el nuestro post: No es lo mismo descafeinado con agua que con cloruro de metileno.

Las ventajas del café instantáneo incluyen:

  • La rapidez de preparación, el café soluble se disuelve instantáneamente en agua caliente.
  • Tiene un menor peso y volumen de los granos o molido para preparar la misma cantidad de bebida.
  • Y dispone de una mayor vida útil que el café en grano y no digamos ya que el molido.
No insistiéremos en nuestra opinión de que con un café en grano fresco y recién molido no pude competir ni en aroma ni en sabor.
 
Pero no podemos negar que el café instantáneo utiliza una tecnología increíble. 
 
Si eres de los que sí disfruta de una taza de café soluble de vez en cuando, deberías saber dos cosas: 
  • No todas las marcas los fabrican igual  
  • Utilizado para conseguir café helado está buenísimo (café frappe).
Si te ha gustado el post compártelo.
 
Se agradecen los comentarios que queráis hacer.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Director del Proyecto : Federico Asorey Consultoría e-Commerce
© Copyright 2020