Hacer el mejor café en 9 sencillos consejos

Hacer un mejor café en casa

Te vamos a explicar como hacer un mejor café en casa simplemente utilizando nueve consejos sencillos al alcance de cualquiera.

 

1º Consume el café lo más fresco posible.

Sí amigos el café no es un vino de reserva.
 
Cuando lo compres controla que la fecha de fabricación sea cercana a la fecha de envasado.
 
Cuanta más diferencia exista entre ambas fechas, la de envasado y el momento que tu lo compras, más posibilidades existen de que el café vaya perdiendo calidad en las estanterías del supermercado o tienda.
 
Nosotros, por ejemplo, enviamos el café que tostamos el mismo día en el que lo tostamos tanto a tienda como a hostelería, con el fin de que llegue lo más fresco posible al consumidor final.
 
Es decir, que la primera medida que podemos tomar  si nos regalan café de calidad, es no dejarlo en una estantería de tu alacena para una ocasión especial. 
 
Úsalo y disfrútalo cuanto antes perderá menos la calidad inherente al café.
 

 

2º Procura que el café sea de calidad.

Nunca nadie consiguió hacer de un café con poca calidad en origen un gran café en taza.
 

¿Qué es un café de calidad te estarás preguntando?

 
Te voy a dar unas directrices para conocer cuando un café puedes ser un café de calidad o no. Siempre claro está según mi criterio.
 
Un café torrefacto nunca será un café de calidad, se ha tratado de una manera que hace que pese a que se haya tostado con un 15% de azúcar, el resultado final es un café amargo, con fuerte sabor a quemado y muy difícil de tomar si no lo acompañas de azúcar.
 
Abandona las mezclas de café natural y torrefacto, por poco café torrefacto que lleve aportará al café los defectos que le echamos en cara al torrefacto, así que si puedes decídete siempre por un tostado natural.
 
Siempre será mejor un café arábica cien por cien que un café robusta cien por cien, si puedes compra arábica tostado natural es la opción más adecuada.
 
El arábica es un tipo de café bajo en cafeína que tiene cierta acidez y deja un postgusto dulce.
 
Aquí hacemos una salvedad que pueden ser los cafés destinados a hacer café expreso, en ocasiones un pequeño porcentaje de robusta, no más del 10 % puede aportar cuerpo al café sin afectar negativamente al blend.
 
Si además es un café cultivado en altura, por encima de los 100O metros, beneficiado húmedo, y con un tostado medio o bajo mejor que mejor para la mayor parte de los cafés que puedes preparar en tu casa.
 
El problema es que el café industrial jamás te darán estos datos, posiblemente por que los incumplan todos o al menos buena parte de ellos.
 
Si no quieres liarte mucho recuerda al menos esto arábica cien por cien o blend con robusta con mucho porcentaje de arábica y poco robusta, y tostado naturalmente.

 

3º Comprar el café el grano y molerlo justo antes de su consumo en el grado que la cafetera que vas a utilizar lo requiera.

Sí, el café hay que comprarlo en grano, porque conserva mucho mejor el sabor y el aroma. Y sí, debes comprarte un molinillo. 
 
Si ves a cualquier barista profesional siempre muele el grano unos segundos antes de preparar tu café.
 
No lo hace por que le da la gana, sino por que tu café llegue con todo el aroma y sabor a tu taza de café.
 
Cada minuto que pasa después de molido el café pierde aroma y sabor. Hablamos de minutos, quizá sería más correcto hablar de segundos, no de horas.
 
Un consejo no sólo para el café sino para todo en general, observar cómo trabajan los profesionales y que elementos utilizan en el trabajo, suelen ser los más adecuados para lo que hacen.
 

Por otra parte el grado de molienda es fundamental para que la cafetera obtenga una extracción correcta de ese café.

 
Si el grado de molienda no es el adecuado hará que tu café no tenga calidad.
 
Podéis leer el post La molienda del café en que se trata en profundidad este aspecto.
 
Sin entrar en muchas profundidades deciros que cada cafetera necesita un tipo de molienda más fino o más grueso para obtener un café perfecto.
 
Así si vas ha hacer un café expreso necesitarás moler fino el café, más fino que el café molido que compras en el supermercado, que estará pensado en el mejor de los casos para la cafetera italiana.
 
Este grado de molienda es casi imposible de conseguir con un molino de los que utilizamos en casa habitualmente por lo que siempre recomiendo que os hagáis con un molino profesional, que tiene la ventaja de que da perfectamente este grado de molienda, y la desventaja de que cuesta un buen dinero aun cuando lo compres de segunda mano, por ejemplo.
 
Otro error muy frecuente es hacer con el café molido que compras en el supermercado una prensa francesa.
 
Jamás saldrá bien, por que ese café molido, que es muy grueso para un expreso es demasiado fino para una prensa francesa.
 
Así que está recomendación de compar café en grano es básica por dos razones fundamentales:
1º Si no mueles el café en el momento de hacerlo el café que tomes será de menor calidad que si lo haces. El café molido pierde aromas y sabores muy rápidamente.
2º No podrás adapta la molienda de es café al tipo de cafetera. Por lo que tu café tiene todas las papeletas para tener defectos.
 
Como conclusión compra café en grano, muele lo justo para el tipo de cafetera que uses, y justo antes de preparar el café.
 
mejor cafe cappucino

 

4º No dejes que el choque térmico enfríe tu café.

El café debe de servirse a a la temperatura adecuada, ni muy frío ni muy caliente.
 
Evita el choque térmico entre una taza o una jarra muy fría y el café caliente que llevaría al café a enfriarse demasiado.
 
No sé a vosotros pero a mi un café frío cuando no tiene que estarlo es un de las cosas que más me molesta.
 
Así llevarlo a la mesa  entre los 60 y 65 grados es lo más adecuado, es la temperatura a la que los prefieren los que lo toman más caliente, y está a un minuto de ser la temperatura a los que les gusta el café un poco más frío, 55 a 58 grados centígrados.
 
Para evitar que se enfríe mucho el café es conveniente tener las tazas y jarras en las que sirvas el café a una temperatura que no haga que se enfríe.
 
En la cafetera expreso basta con poner las tazas boca arriba encima de la cafetera nunca apilando más de tres, para que conserven la temperatura adecuado a la hora de servirlo.
 
En el resto de sistema basta con calentar agua, no necesariamente tiene que hervir, llenar las tazas y jarras donde se va a servir el café mientras lo estas preparando, justo antes de servir desechar esa agua, secar bien un paño limpio y servir el café en una taza templada, que no lo enfríe en exceso el café.
 
 

5º Necesitas escoger bien tu tipo de cafetera ideal

Si eres cafetero, has de tener claro cuál es tu cafetera. 
 
Si te gusta el café espresso fuerte y corto no te compres una de filtro, y si te gusta el café largo y suave no optes por una expreso.
 
Ten claro como te gusta el café y actual en consecuencia.
 
Si hablamos de concentración e intensidad del café, la espresso es la primera opción porque ofrece café con mucho cuerpo y densidad. Ojo alguno ha pagado más por una de estas que por un coche.
 
Le sigue la cafetera moka italiana que siempre es una opción mucho más económica.
 
Las de filtro tanto las Hario como la Chemex son unas magníficas opciones para hacer un café más suave y aromatico, preferibles a las eléctricas.
 
Finalmente, la de prensa francesa o de émbolo, que funciona por inmersión y nos da un café muy suave quizá el más suave de todas, pero aromatico y sabroso.
 
Ojo con las cafeteras de filtro eléctricas, que personalmente no recomiendo,  eso de recalentar el café en una placa y el camino más corto para estropear un buen café, dicho queda.
 
Sí tienes una conserva el café caliente usa un termo y olvida de esa placa estropea cafés.

 

6º Agua de buena calidad.

Ten en cuenta que más del noventa y muchos por cientos de tu café es agua, si el agua tiene olores o sabores desagradables para el café te estropeará todos los esfuerzos que puedas hacer a la hora de preparar el café.
 
El agua del grifo tiene cloro y dependiendo de la zona puede ser muy alcalina, o que las tuberías antiguas le aporten sabores, por lo que no es la ideal para conseguir un gran café al menos que la filtres.
 
Así que el agua filtrada o mineral de baja mineralización (las que ser recomiendan para preparar alimentos para bebés) puede ser las mejores opciones. 
 
Si vas de utilizar agua mineral y tener claro que no todas harán igual el café.
 
Un agua más vacía de minerales está más hambrienta y extracta más sabores del café, pero no podemos pasarnos tampoco y poner una destilada porque en ese caso no habrá ningún mineral que compense el PH del café.
 
 

7º Cuida las ratios café agua que son necesarias en cada cafetera para obtener un gran café.

Para no enredar mucho os dejo una herramienta que me parece fantástica realizada por elcafetero.es.
 
Que te permite poner la cantidad de café adecuado al tipo de cafetera que vas a utilizar y a los cafés que quieres preparar.
 
Recuerda que es una estimación para no equivocarse mucho, después siempre puedes modificar la ratio para aproximarlo a tu gusto.
 

 

8º Guardar el café  en un lugar adecuado.

¿Dónde tengo que guardar el café en grano para que se conserve correctamente? Pues como el azúcar, en un lugar fresco, seco y opaco.
 
Solo se puede guardar en la nevera si se evita que el café entre en contacto con el aire y la humedad, o sea, dentro de un recipiente aislado y bien sellado.
 
Un estante de una alacena seco y fresco puede ser más interesante incluso que la nevera para guardar el café.
 
El café es un alimento higroscópico (absorbe y pierde humedad) que conviene apartar de otros alimentos frescos porque tiene mucha facilidad para absorber los olores. 
 
De hecho, si colocas un vasito de café molido en una nevera que huela mal, dejará de hacerlo, como contrapartida eses olores estaban en el café que hayas utilizado.
 

 

9º No seas ansioso y deja reposar el café.

Antes de lanzarse a servir el café, párate durante un minuto y disfruta del aroma intenso de la maravillosa infusión que estás a punto de paladear.
 
Ha llegado el momento de disfrutar de esa taza de buen café que has preparado tú mismo. 
 
Empezar bien el día con un buen café puede ser muy sencillo con algo de paciencia y trabajo.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
▲ Superior